LO IMPORTANTE ES SABER QUE SU TRABAJO SERÁ RECORDADO

 

charles aznabour
Charles Aznavour

 

Contexto histórico

Es el verano de 1969 y me deleitaba escuchando los vinilos de Alain Barrière, Sylvie Vartan, Mireille Mathieu, George Brassens y tantos otros, entre ellos, Charles Aznavour, los grandes de la chanson, transcurre el verano mediterráneo en Valls (Tarragona) al son de las canciones emanadas de las placas de 45 o 33 revoluciones que más tarde se convertirían en los CDs. El 1 de octubre  falleció este pequeño gran artista parisino de familia armenia, uno de los mayores exponentes de una generación extraordinaria de cantantes franceses que se dieron a conocer al mundo en los años 50, década en la que nací yo, encabezada por la gran Juliette Gréco, procedentes de una generación con antigua tradición de los años 30 y 40, con Maurice Chevalier, Charles Trenet y Édith Piaf como memorables de la misma, irrepetible por otra parte.

A mitad de los años sesenta, el boom de la música anglosajona del rock and roll y del pop, asesta un duro golpe a la chanson pese a la salida al escenario de Johnny Halliday, Sylvie Vartan, Adamo y el rebelde Antoine, que nunca consiguieron alcanzar el extraordinario nivel logrado por la generación Aznavour, grupo magnífico y fuertemente influido por el jazz norteamericano con un swing inigualable de Duke Ellington y el de Count Basie, así, George Brassens en la cúspide, Juliette Gréco, Ctherine Sauvage, Léo Ferré (compositor), Jacques Brel, Gilbert Bécaud, Henri Salvador , Yves Montand y, como no, Charles Aznavour.

Legado

Más allá de su repertorio “fácil” (Que c´est triste Venise o La Mamma), cabe recordar obras de su gran y extenso repertorio (más de mil canciones) auténticamente memorables como D´amor, Parce que, Trousse Chemise y aprés l´amour, desamor, Bon anniversaire, Tu t´laisses aller, Je m´voyais dejà , Hier encore y Il faut savoir…. alegres y tristes siempre nostálgicas.

 

Se nos ha ido un crooner al estilo Sinatra, un artista “total”, romántico, ingenuo, tierno, duro y también realista ante la vida, con amor y sutileza parisina. Nos queda su trabajo y la nostalgia.

 

 

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.