LOS IRRESISTIBLES ROSADOS

Declinaciones latinas rosa rosae rosam. El latín es una lengua flexiva, es decir, tiene palabras que varían de forma (igual que en castellano), cuando les añadimos o quitamos prefijos o sufijos (por ejemplo, pensad en el sustantivo castellano «niña»: si le quitamos el sufijo femenino «a»,  se le añade el masculino «o»! si se le añade el sufijo de plural «s», la palabra varía, su significado también).

Continuar leyendo ...