«DrnkPay»: el ángel de la guarda de las borracheras

La combinación de una pulsera y una App te hace consciente de los pagos realizados durante una noche de fiesta.

«DrnkPay» es una solución para las salidas de fiesta en las que se pierde la constancia de los pagos que se han hecho durante la noche o la cantidad de alcohol que se ha ingerido, si además esa persona se ha llevado el coche.

Este método consiste en la combinación de un alcoholímetro, la pulsera «QuantacTally» y una App móvil conectados a las tarjetas de débito o crédito. de esta manera, indica a la persona cuánto ha bebido y que gasto ha generado por dicho consumo.

El sistema funciona de la siguiente manera: el usuario une sus tarjetas a la aplicación que se puede descargar tanto en IOS como en Android. A continuación selecciona el número de bebidas que quiere beber como máximo a lo largo de la noche. A pesar de que la firma va con el claim de ser un sistema de pagos que se dirige al consumo de alcohol, también se puede usar en compras o restaurantes.

Prestaciones

Para autorizar cada pago, el usuario debe soplar el alcoholímetro que está conectado por Bluetooth a la aplicación. Una vez llegado a ese límite, las tarjetas quedarán bloqueadas. A partir de entonces sólo se podrán activar para el uso exclusivo de pedir un Uber que le lleve a casa en la opción «Help me out feature».

La idea de esta firma es lanzar el sistema de manera gratuita en los próximos meses, por lo que están negociando con algunos bancos que quieran proveer a sus clientes de un método que les ayude a controlar los gastos. La empresa asegura que el alcoholímetro es el mismo que utilizan los cuerpos de seguridad en Estados Unidos. Éste resulta ser muy preciso.

Modelo de negocio

La empresa que ha desarrollado el sistema, iBE TSE, decidió lanzar este método después de leer un estudio en el que la mayoría de los británicos de entre 18 y 34 años lamentaron haber hecho alguna vez una compra cuando estaban ebrios.

La investigación académica realizada en conjunto entre la Universidad de Stanford y la de Nueva York se basaba en la economía del comportamiento. En ella, los datos señalaban que las personas están más dispuestas a gastar con la tarjeta que con el efectivo, porque de alguna manera no es tan visible el gasto».

Webs Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.