Estilo de Vida Salud

¿De dónde procede el miedo a los pelirrojos?

 

El cabello pelirrojo se halla cerca del naranja, ni realmente rojo ni realmente amarillo.

A veces objeto de fascinación y otras de repulsión, un color ambivalente que tiene una historia muy específica que se remonta a la antigüedad.

Todo comienza desde el color. “El rojo  no es tan solo un color del cabello, explica el medievalista y especialista en historia de los sistemas simbólicos, Michel Pastoureau. El pasado jueves 12 de enero, se celebró en el mundo entero el día dedicado a ello.

El rojo está cerca del naranja, si todos los colores son ambivalentes, al rojo le asociamos los aspectos malos de cada uno de ellos, dice el investigador. El rojo se asocia con aspectos negativos tales como la ira, la lujuria, el orgullo y la violencia, y al amarillo, la mentira, la hipocresía, la traición y la avaricia ¡Vaya!

Esta historia comienza en la antigüedad, en que el cabello rojo se asociaba con seres malvados, deidades perturbadoras, dañinas o crueles.

Enlaces relacionados :

La discriminación y el estigma*

A menudo, es frecuente que personas con el cabello pelirrojo experimenten cierto tipo de discriminación u hostilidad por parte de bastante gente, incluso en pleno siglo XXI. Esto puede ser debido a las siguientes causas:

Al pertenecer a un grupo social que no conforma más del 1% de la población mundial, siempre están más expuestos a ciertos tipos de tratos injustos o vejatorios. Por otra parte, algunas personas todavía siguen creyendo que ser pelirrojo es cosa de otra raza distinta (por lo que se genera una especie de ‘racismo’), pero no lo es, debido a que los padres no tienen por qué ser pelirrojos para tener hijos pelirrojos, pudiendo ser rubios y/o morenos, ya que la feomelanina no da coloración a la piel, solo al pelo y a los ojos, por lo que su tono de piel dependerá de la cantidad de eumelanina que presenten, siendo muy poca, al igual que una persona con el cabello rubio claro.

En Inglaterra u otros países gaélicos, a pesar de que una parte importante de la población tenga cabello rojizo, se les relaciona con los irlandeses y vikingos, los cuales, estuvieron en guerra e invadieron estas tierras, llevando a cabo saqueos, luchas y enfrentamientos, por lo que hay una especie de resentimiento que acentúa el problema. Por otra parte, en torno a los países mediterráneos, una superstición (supuestamente romana) plantea que los pelirrojos traen mala suerte, debido a que los principales enemigos de Roma eran mayoritariamente pelirrojos (como los celtas, los galos y los nórdicos).

Parte de la religión cristiana relacionó equívocamente en la Edad Media el tener cabello anaranjado (el color del fuego) con el infierno, es decir, el mal, al no entender la causa de esta tonalidad de pelo. A partir de entonces se empezó a representar a todos los personajes «malvados» de la Biblia como pelirrojos en pinturas de cuadros, libros, historias, series de televisión, películas y demás, lo que contribuyó a perpetuar el estigma a lo largo de los años.

Como cualquier tipo de fobia o discriminación hacia un colectivo, su causa, mayormente, a día de hoy, reside en que durante nuestros primeros años de vida somos muy sensibles a los estímulos e influencias de nuestro entorno, y somos educados a partir de películas, medios de comunicación, libros, etc., que presentan a los personajes pelirrojos como malvados, graciosos/ridículos, raros o feos, supuestamente por una causa puramente superficial que es la de tener el pelo anaranjado relacionándolo inconscientemente con algo malo, debido a la tradición religiosa/cultural de los países occidentales, y, por otra parte, notamos el rechazo que hay hacia estas personas desde la infancia, por lo que, lo más probable es que se las siga discriminando llegada la vida adulta. En la actualidad, la mayoría de las personas sigue sin saber exactamente la causa y el origen del cabello pelirrojo, por lo que esto provoca una especie de aversión o miedo a lo desconocido, lo cual origina un sentimiento de odio o rechazo.

El color rojizo, debido a razones culturales, suele ser el color que más llama la atención, por lo que, este color de pelo es más probable que provoque reacciones muy opuestas entre la gente, llevándolo desde el asombro o admiración hasta el ridículo o rechazo.​

Curiosamente, a pesar de existir este tipo de repulsión más que evidente para alguien con esta coloración de cabello, la mayoría de la gente sigue pensando en que no hay una fobia a los pelirrojos, por lo que se convierte en un tipo de discriminación socialmente aceptada, al no estar estigmatizada, pudiendo denigrarles cara a cara sin ser considerado algo serio y sin tener en cuenta cómo puede afectar a mucha gente, probablemente debido a que la mayoría de las personas no consideran que el color del pelo pueda ser motivo de odio o rechazo. Sin embargo, en países como el Reino Unido, las personas pelirrojas, frecuentemente, en la infancia o adolescencia, experimenten de manera injusta bullying o acoso escolar y en la vida adulta sufran una agresión. ​

Las abejas pican más a los pelirrojos

Enlaces relacionados :

Un vino para los pelirroj@s… y otr@s

MUSICANDO

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad