La importancia de la luz y del color en nuestra vida

Importancia de la luz y el color

Centenares de años de estudio nos ha permitido conocer cómo funciona nuestro cerebro con respecto al color. El color no es más que un fenómeno físico de la luz, pues existen tan sólo tres colores primarios. Estos son el rojo, el azul y el verde. La luz impacta contra cualquier objeto, que absorbe unos colores y refleja otros. Finalmente éstos son llegan al ojo humano.

Por tanto, por ejemplo, una manzana no es verde como tal. La manzana absorbe los colores rojo y azul y refleja el verde. De este mismo modo, ocurre con todos los objetos. Absorben y reflejan diversas cantidades de estos tres colores (rojo, verde y azul) para crear hasta 10.000 colores distintos que son los que puede percibir el ojo humano en condiciones normales.

¿Qué sabes de la luz y del color?

Los colores pueden comunicar más que las palabras.

A raíz de los múltiples estudios en comunicación, una de las principales conclusiones alcanzadas de común acuerdo es que el color es uno de los elementos no verbales más importantes que existen. Los colores comunican emociones y sensaciones, en todo momento. Por ello, es uno de los recursos subjetivos más importantes con los que contamos a la hora de diseñar mensajes, seleccionar nuestra vestimenta, cambiar de coche o decorar nuestra casa.

Cada color lleva asociado un conjunto de características de afección emocional y a su vez, se construye también en base a las tradiciones culturales. Por ejemplo, hasta que la reina Victoria de Inglaterra puso de moda casarse de blanco, las novias europeas iban de rojo, dorado e incluso de colores oscuros. Por su parte, el amarillo se popularizó en los taxis de Nueva York por su sentido de alarma. Sobre el rojo, un estudio de la Universisdad de Durham concluye que se asocia a éxito en los deportes tras analizar múltiples disciplinas. De este modo, los colores pueden resultarnos chocantes en ciertos usos en función de estas características emocionales y culturales. Por ejemplo ver los taxis de Nueva York de color rosa.

La sinestesia cromática

Es una interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un solo acto perceptivo. Por ejemplo, oír colores o ver sonidos. Existen hasta 60 modalidades diferentes. Es una circunstancia común del uso de sustancias psicodélicas pero también hay personas que de manera natural tienen esta capacidad de percibir sensaciones cruzadas. Uno de los más famosos casos es el de la escritora estadounidense Patricia Lynne Duffy. Describe en uno de sus libros como a los 16 años contaba a su padre que el color de la P cambiaba a naranja al añadirle el trazo necesario para formar la letra R. Su padre, extrañado, le preguntaba ¿letra amarilla?, ¿letra naranja?, ¿qué quieres decir?. Duffy, con inocencia y desconociendo su fenómeno, respondía: Bueno ya sabes. P es una letra amarilla, pero R es una letra naranja. Ya sabes, los colores de las letras. Hay muchas personalidades famosas creativas sinestésicas: Nabokov, Nicola Tesla, Jimi Hendrix, Marilyn Monroe son algunos de ellos.

El diamante, maravilla natural

Dentro de las maravillas de la naturaleza y el influjo de la luz y el color, no podemos obviar uno de los elementos más preciados que existen: el diamante. Esta piedra preciosa es el mineral más duro conocido, de ahí su dificultad en el tallado y pulido y su valor asociado.

Aparte de esto, lo que hace especial al diamante puro es su capacidad de abarcar todo el espectro visible. Es decir, es un cristal totalmente transparente e incoloro que transmite todo el haz de luz y mimetiza el entorno. En ese sentido, tiene la capacidad más pura de emitir todo el espectro de los colores a partir de la luz que recibe. Es un fenómeno que crea escenas únicas.

El color y la naturaleza

Los mejores ejemplos del poder de la luz y del color y sus atractivos los tenemos en la propia naturaleza, más que en productos del ser humano en base a sus percepciones. Precisamente, los más espectaculares son los que surgen a partir de la luz y el color jugando con nuestros ojos. No acostumbramos a percibir un mar azul, un bosque verde o un atardecer anaranjado. Pero cuando fenómenos naturales alteran estas características, nos encontramos con hechos únicos. Por ejemplo, Hillier Lake en Australia o las famosas auroras boreales en Noruega: apreciar los colores – abarcar todos los detalles y matices que poseen – es algo que como espectadores audiovisuales estamos demandando a la tecnología más que nunca. Si tenemos capacidad de grabar con formatos que superan casi la viveza de la realidad, la emisión no puede quedar atrás, desentonada, descolorida.

La tecnología es sólo un instrumento para sacar todo el potencial que la naturaleza posee. El color es el centro de la innovación tecnológica mediante los Quantum Dot de Samsung, partículas 100.000 veces más pequeñas que un cabello humano, que al incidir la luz sobre ellos emulan el poder del diamante y son capaces de reproducir hasta 1000 millones de colores, reflejando toda la viveza del color sin importar el nivel de brillo

Referencias

  • PÚBLICO – https://goo.gl/SBNOE6 – 08.05.2017

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.