¿CÓMO SERVIR UNA CERVEZA?

 

La cerveza artesanal es un producto de calidad que se ha elaborado con cuidado por lo que merece especial atención cuando se sirve.

Cómo servir la cerveza desde la botella a la copa o a la jarra bien en casa o en una microcervecería.

¡Vamos a comentarlo!

Con buenos gestos

Tanto si es en un bar, un restaurante o en casa, el vaso, copa o jarra estará limpio, lavado previamente con agua previamente a la degustación y exento de restos de grasitud o de restos de detergente. Esto permite conservar la espuma formada cuando se sirve, protegiendo a la cerveza de su oxidación, por lo tanto, un consejo: conservar la espuma.

Ahora es el momento de sacar la botella de cerveza del frigorífico. Una cerveza se bebe a una buena temperatura, entre 2º y 3ºC para cervezas con fermentación baja como las cervezas de tradición alemana (la Pils por ejemplo) y entre 6º y 8ºC para las cervezas con fermentación alta (como las cervezas d´abbaye, las Triple, La Trappe, las Ales o las Stouts). Es una regla muy general por lo que se puede decidir afinar las temperaturas de degustación en función de los tipos de cerveza degustadas y de la afinidad y gusto de cada cual. No obstante, tener en cuenta que si la cerveza se toma caliente o a mayor temperatura el sabor amargo resurge y aumenta.

¿Cómo hacemos?

Descorchamos o quitamos el tapón o tapa manteniendo la botella erguida. Inclinamos el vaso, copa o jarra a unos 45º y dejamos caer la cerveza tranquila y suavemente, sin sacudidas en el vaso o copa y, atención: no apoyar el cuello de la botella en el vaso ni contactar con la espuma. Es importante mantener la botella de cerveza a una distancia escasa del vaso o de la copa.

A medida que cae la cerveza, enderezar el vaso poco a poco regulando la distancia entre la botella y la copa con el objeto de formar un cuello de espuma entre 2 y 3 cm. Una particularidad de las cervezas es que unas espuman más que otras.

Una guinda:

Si se prefiere cortar la espuma, basta con angular el vaso nuevamente a 45º procurando que la espuma no sobrepase el borde de la copa. Se puede dejar cerveza en la botella o desecharla puesto que el fondo contiene levadura de re fermentación en botella, según cada criterio de degustación.

¿Qué recipiente de bebida elegimos?

Existen básicamente 6 tipos:

  • La copa-cáliz, alta, acampanada, es perfecta para degustar cervezas d´abbaye o La Trappe.
  • La copa globo o balón, habitualmente utilizadas para beber cervezas criadas en barrica, como las Barley Wine y las Ales.
  • Las copas tulipán.
  • Las copas aflautadas, distintas a las de cava o de champán con bordes derechos, que facilitan la distribución uniforme de las partículas en suspensión, son perfectas para cervezas muy espumosas tales como las Lambics, las cervezas afrutadas, las Lagers rubias y las Pils.
  • Las copas para Weizen, muy altas y finas para apreciar los aromas a frutos exóticos o de banana de una cerveza de trigo belga o alemana.
  • Las copas taza, de cristal grueso y provistas de un asa para evitar calentar la cerveza y beberla sin dificultad. Típica en la Oktoberfest en Munich.

 

¡Que aproveche!

PD extra: Para los que paseis por Galapagos…. LINK  una cerveza creada por un emigrante gallego.

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.