ITALIA, LA DIVINA TIERRA DE VINO

El vino en el país de la bota es más que una bebida al uso, más bien forma parte del arte de vivir, sacerdocio excelso. Desde Venecia hasta Sicilia, se produce vino, prácticamente en todo el territorio, sin excepción.

Su viticultura se remonta a la más alta antigüedad: los romanos y antes los etruscos, cultivaban ya la viña. Los griegos la denominaron Cenotria,o tierra del vino.

Con 690.000 hectáreas plantadas, que suponen más o menos el 9,2 % de la superficie vitícola mundial, es el primer productor mundial desde el año 2015.

Cerdeña, la isla donde sopla el viento

Para llegar a ella hay que embarcarse en el ferry que parte del Puerto de Barcelona, esperando degustar spaghettis con pulpo o pennes con berberechos (1).

Si viajamos a mediados de agosto disfrutaremos de las fiestas de la Virgen con su procesión del miércoles que tiene carácter anual con cientos de asistentes a pie y como moteros.

En el sur de la isla en los viñedos el Su´entu, (significa viento en el dialecto local) sopla con constancia a lo largo de todo el año. Salvatore Pilloni y su hija Roberta son el fundador y propietarios de la bodega, con 50 hectáreas de propiedad de las cuales 32, están dedicadas a viñedo. El viento constante a lo largo de todo el año, aporta a los racimos del viñedo un frescor único, en esta región mediterránea de clima cálido. Por la tarde, la humedad cae como si de sudor benévolo se tratara.

La bobal, variedad tinta autóctona se considera rústica. Con aromas a frutos negros, a cedro y a zarzamora silvestre. En etapa pre filoxérica (finales del siglo XIX), Italia poseía más de mil variedades distintas, hoy en día cuenta con tan apenas doscientas, que deben conservarse a ultranza para preservar la fuerza e identidad del terruño.

 

Cantine su´entu.

 

Salvatore Pilloni.

La Cantina del Vesuvio

Se trata de una propiedad de unas 12 hectáreas, plantada sobre suelo volcánico del Vesuvio. Con probabilidad la mejor manera de descubrir los vinos de denominación “Lacryma Christi”, una D.O.C, obtenidos a partir de variedades autóctonas como la caprettone y el piedirosso (tinto), sobre las pendientes del Vesuvio. Este vino se produce

Viñedos Cantina del Vesuvio.

desde la época romana antigua; su primera mención se remonta al siglo V  aC, según explica Maurizio Russo, su propietario.

A medio camino entre Nápoles y Pompeya, la Cantina del Vesuvio es una visita obligada en la región. La familia de Maurizio produce vino desde 1948, es decir desde 4 años antes de la última erupción del Vesuvio.

Los suelos de polvo gris que cubre los viñedos son únicos en su género y aportan a los vinos una tipicidad incuestionable. El ensamblaje entre el piedirosso y el agliánico, logra un tinto corpóreo que marida maravillosamente bien con la lasaña.

DOC Tarquinia

A medio camino entre Roma y Grosseto, la DOC Tarquinia es una de las zonas vitícolas más interesantes de la región de Latium (Lazio en italiano). Un auténtico descubrimiento, en un país que cuenta con unas 300.000 explotaciones vitícolas, cuyas dos terceras partes tienen una superficie plantada inferior a 2 hectáreas.

El viñedo Muscari Tomajoli, es un hermoso ejemplo del dinamismo de la DOC Tarquinia. Este viñedo familiar de 2 hectáreas está situado a escasos kilómetros del mar Mediterráneo, al cual se llega a través de carreteras sinuosas de herradura a través del bosque.

Plantado en 2007 por Marco y Sergio, el viñedo produce vinos orientados a la restauración y a la gastronomía en general. Cinco variedades reputan el viñedo: montepulciano, petit verdot, alicante bouschet, barbera y vermentino.

 

Viñedos Muscari Tomajoli.

La Toscana

El viñedo Podere San Cristoforo, con certificado en biodinámica, cuenta con 45 hectáreas en total. Quince están plantadas de viña, dos con olivos y veinte con cereales. Creada en 1999, el viñedo lo dirige Lorenzo Zonin, su propietario y enólogo, David Elisei es el director y agrónomo y Alessandro Dalle Carbonare el enólogo. Se trata de un trío que elabora vinos a contra corriente de los de la región.

El secreto del viñedo, su terruño excepcional. La presencia constante de la brisa marina que mantienen los racimos en un estado perfectamente sano y que atenúan las temperaturas estivales elevadas, combinadas con suelos de sedimentos aportados por el viento  (suelos pedregosos ricos en arcilla.

Un microclima que le confiere una percepción balsámica a los vinos. El resultado, vinos frescos y complejos, con varietales tales como la sangiovese, petit verdot (un terruño de ensueño para esta variedad), syrah, vermentino y trebbiano.

 

Lorenzo Zonin.

Cinco tierras

En el norte italiano, a medio camino entre Florencia y Turín, una auténtica obra de arte, salvaje, perdida y preservada.

Una región vitícola tan bella como fascinante, tallada por la mano del hombre en la Edad Media, plantando la vid en terrazas, surcadas ocasionalmente por algún mono-rail para transportar material pesado y los racimos de uva en el momento de la vendimia.

La Azienda Agrícola Andrea Pecunia

Viñedo de 0,5 hectáreas repartidas en 24 terrazas. Auténtica viticultura heroica, trabajo de titanes para un máximo obtenido de 1.800 botellas anuales de vino 100% natural, muy especial por su ensamblaje de bosco y albarolla. Viticultura extrema, en todo.

Andrea Pecunia.

Silvio Morando, el arte del grignolino

Silvio Morando, vinatero del Piamonte, con el apelativo de “el anarquista”, produce uno de los mejores Barbera del Monferrato de la región experimentando siempre y yendo más allá de lo convencional de los vinos del Piamonte. Mezcla, por ejemplo, un varietal blanco como el cortese y un tinto como el syrah para obtener un rosado, ensambla también tintas internacionales  diversas, cual hereje del Piamonte, en donde clásicamente se producen monovarietales.

Y como guinda, Silvio es un auténtico especialista en el grignolino del Monferrato, nombre de una denominación de un varietal tinto italiano, del Piamonte que se caracteriza por sus aromas de pequeños frutos rojos, buena acidez y tanicidad obteniendo vinos deliciosos y muy frescos. Pura delicia con los antipasti locales o con una pizza a la pimienta.

Silvio Morando.

Viñedos del Piemonte.

ITALIA, PRIMER PRODUCTOR EUROPEO DE VINO. YA COMENZÓ LA VENDIMIA.

Ya en agosto comenzó la vendimia, alcanzando un nivel histórico (+ 5,9%), según ha anunciado el principal sindicato agrícola italiano.

Según la Coldiretti, la cosecha debería aumentar entre un 10 y un 20% en relación a la 2017, alcanzando unos 47 millones de hectolitros de vino. En el año 2017 la producción alcanzó los 40 millones de hectolitros debido a la extrema sequía habida en Europa. En el último año, Italia fue el primer productor de vino del continente europeo, por delante de Francia (36,9 millones de hectolitros) y de España (36,8 millones de hectolitros).

Las previsiones de esta vendimia son un desafío para ver quién va a ser el primer productor mundial de vino.

Según L´Agreste, órgano estadístico del Ministerio de Agricultura francés, Francia debería producir entre 46 y 48 millones de hectolitros, con un incremento del 27% respecto al año 2017.

La vendimia en Italia se ha iniciado con una semana de retraso en relación a 2017, a causa del auténtico diluvio sufrido al inicio del verano.


El pistoletazo de salida lo dió la provincia de Brescia (norte de Italia), en la que la vendimia tradicionalmente de la pinot noir y de la chardonnay está orientada a la producción de “espumantes”.

  1. Pennes. Tipo de pasta italiana, hechos a base de grano duro, generalmente disponibles en forma de pasta seca, de forma cilíndrica, pudiendo tener estrías en su exterior, o no. Los extremos del cilindro suelen cortarse oblicuamente.

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.