SALUD Y CONSUMO DE ALCOHOL

El pasado 15 de julio leía en el diario El País, la noticia de que se han observado beneficios en la ingesta de pequeñas cantidades de alcohol en personas a partir de los cuarenta años, con el titular que se anunciaba como que “Un macroestudio sugiere que los mayores de 40 años pueden obtener beneficios de un consumo muy limitado de alcohol. Salud y consumo de alcohol no serían un binomio irreconciliable.

Si bien los expertos piden cautela a la hora de extrapolar los resultados de esta investigación, llevada a cabo en 204 países durante 30 años, a la hora de aplicarlos a recomendaciones individuales.

Una de las conclusiones de este estudio es que existen excepciones al hecho de que consumir alcohol es malo para la salud y cuanto más, peor. No obstante, en algunos casos concretos es posible que existan excepciones.

A la luz de la lectura crítica del estudio y, al igual que en estudios anteriores, para la gente de hasta 40 años, el consumo saludable de alcohol es cero. Si bien, algunas personas que superan esa edad podrían obtener algunos beneficios sobre la salud cardiovascular o la diabetes consumiendo pequeñas cantidades de alcohol diarias (una o dos copas de vino). Un resultado, debido a una variación mínima en el modo en que se han tratado los datos, matiza las conclusiones de un estudio previo publicado en The Lancet en el que el consumo de alcohol seguro se consideraba cero para todos los grupos de edad.

La explicación en cuanto a salud y consumo de alcohol

El etanol incrementa la producción del colesterol “bueno” con una actividad sobre el endotelio* (capa vascular interna) que puede resultar beneficiosa frente a la patología cardiovascular y a la diabetes. El investigador del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, Iñaki Galán,(que no participó en el estudio), apostilla que: “al mismo tiempo ese consumo de alcohol puede incrementar el riesgo de otras enfermedades como el cáncer de mama, el colorrectal y los accidentes de tráfico, que se eleva con un pequeño consumo”. Y acaba por afirmar que recomendar un consumo cero como el más seguro.

Por otra parte, el representante de la Asociación Española para el Estudio del Hígado* y Jefe de Servicio de enfermedades del Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Pontevedra, Juan Turnes, considera el estudio muy útil para comprender los efectos del alcohol sobre la salud de una forma global, pero hace un llamamiento a ser cautos a la hora de interpretar estos resultados para aplicarlos a recomendaciones individuales, diciendo al respecto que: “aunque hubiese una cantidad saludable de consumo de alcohol, el problema reside en la adicción que genera siendo cuestionable éticamente recomendar consumir una o dos medidas como las entendemos médicamente, que es menos de lo que la población considera como medida y bebida, dado que es difícil que ello no se incremente con el paso del tiempo”. Salud y consumo de alcohol están en una relación complicada.

Enlaces relacionados :

Continúa el artículo de Daniel Mediavilla en el País, resumiendo el mensaje de la profesora de Ciencias Métricas de Salud de la Universidad de Washington, Emmanuela Gakidou, coordinadora del trabajo: “La gente joven no debería beber alcohol, pero la mayor puede beneficiarse de la ingesta de pequeñas cantidades de alcohol. Aunque no es realista pensar que los jóvenes se abstengan de beber alcohol, creemos que es importante comunicar la última evidencia científica para que cada uno tome decisiones informadas sobre su salud. Por su parte, Dana Bryazka, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Washington, advierte de que los responsables del estudio no sugieren “tomar más alcohol para prevenir enfermedades ni pueden hacer recomendaciones a nivel individual basadas en los resultados de este estudio”.

 El estudio recién publicado muestra que 1.340 millones de personas consumieron cantidades de alcohol nocivas en el período estudiado. Abundando más los hombres que las mujeres (1.030 millones, frente a 312), haciendo peor uso los hombres, particularmente los menores de 40 años. En este rango de edad, que supone el 59,1% de toda la gente que consume cantidades excesivas de alcohol, el 76,7% eran hombres. Siendo en este grupo de personas en el que hay que focalizar el mayor esfuerzo para mitigar los daños de esta sustancia en la población. Los autores consideran también que las guías sobre consumo de alcohol se deben revisar para reducir las cantidades máximas recomendadas para la gente joven, grupo de edad en el que el principal riesgo viene de la mano de los accidentes de tráfico y otros daños derivados de comportamientos peligrosos y de riesgo relacionados con el consumo de alcohol.

En los grupos de edad en los que sí podrían existir beneficios, para los hombres de entre 40 y 64 años, la cantidad de alcohol a partir de la que se observan daños para la salud llega hasta las 1,69 bebidas para los hombres y 1,82 para las mujeres. En mayores de 65 años, el margen es algo mayor y llega a 3,19 para los hombres y 3,51 para las mujeres. Existiendo variaciones entre regiones del mundo, recordando los autores a la hora de establecer pautas, que es necesario considerar la prevalencia* de diferentes enfermedades en distintas partes del mundo, así, en algunos países asiáticos, las altas tasas de infección por hepatitis hacen que el consumo de alcohol sea más perjudicial que en zonas donde el virus no está tan presente. Y no olvidemos las otras afecciones hepáticas, tales como la esteatosis, el hígado graso, la obesidad y la diabetes, cada vez más presentes en la realidad sanitaria cotidiana.

Enlaces relacionados :

El dicho «la excepción confirma la regla» se utiliza frecuentemente para responder de manera evasiva cuando se presenta una objeción frente a una generalización cuestionable. En este sentido, se entiende que una excepción es, en realidad, una objeción al argumento que sustenta una determinada regla”. Salud y consumo de alcohol podrían, (o no), estar en este caso.

Enlaces relacionados :

La fotografía

vino blanco
Reflexes

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.