Estilo de Vida Salud Vino

¿Es recomendable hacer un poco de dieta antes de Navidad?

 

La dieta antes de Navidad consiste en reducir drásticamente la ingesta de alimentos ante la oleada grasa y azucarada que invade los platos de la cocina a finales de diciembre. Los que así lo hacen es por qué pretenden preparar el terreno adelgazando para después compensar la pérdida con un hipotético aumento de peso vacacional.

Un proceder, que sin darse cuenta es contraproducente y perjudicial para el organismo. Sabido es que, la privación frustra, siendo el primer problema que plantea la dieta antes de Navidad, que el buen comedor soslayará fingiendo que no vió pasar la caja de bombones por delante de sus narices en el trabajo, yéndose al garete su voluntad, algo que no ocurre si es un plato de quinoa con vegetales y brotes de soja lo que observa pasar. Al comer un poco menos o seguir una dieta severa, es otra forma de enfrentar tu cuerpo a una situación estresante dado que el cuerpo lo vive como una afrenta, porque la restricción calórica envía un mensaje potente: “pérdida de peso = peligro”, para evitarlo, el organismo pone en marcha una serie de mecanismos de defensa, tendremos más hambre, comiendo de nuevo intentando con el aporte calórico, hacer todo lo posible para conservarlo almacenando. El cuerpo tiene memoria y, así ganaremos peso.

El mensaje del doctor Apache desde decataencata.com: NO MODIFIQUES NADA

Sin olvidar el aspecto físico, ya que no se engordan 4 kilos en 48 horas, es posible que te sientas hinchado y que el peso de la báscula aumente, debiéndose principalmente al consumo de alimentos pesados. Reduciendo el consumo de alcohol (calorías vacías) y moviéndote un poco más de lo habitual durante los días siguientes, no verás ningún resultado en la báscula. Si quieres evitar ganar peso durante las vacaciones, es mucho mejor seguir una dieta normal antes y no cambiar nada. Por supuesto que superaremos nuestras necesidades y comeremos más durante las vacaciones, pero el cuerpo también es capaz de hacerle entender al cerebro que hemos comido demasiado. Además en los días siguientes a las comidas ricas, a menudo tenemos menos hambre y mayor apetencia por las verduras, etc.

Es aconsejable incluir alimentos integrales con almidón en el almuerzo, azúcares de absorción lenta en forma de fibra, saciantes y energéticos a largo plazo.

Para acabar, es importante asimilar que los menús son más ricos, pero que también se trata de momentos de placer y de saber escuchar las sensaciones, comiendo cuando tengas hambre sin forzar la ingesta si no tienes apetito.

Enlaces relacionados :

Vino caliente noruego con especias

Enlaces relacionados :

MUSICANDO

La fotografía

Els Llums de Sant Pau

Enlaces relacionados :

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad