Estilo de Vida

MORRIÑA DE ESTRELAS LOLA DOPORTO O CAMIÑO DAS CORES

Fomos vela o Xavier e máis eu, e no libro de visitas deixamos escrito: As cores, as formas, a luz, a vida e a historia vista de forma enxebre.

Pintora valdeorresa, instintiva, que pinta sin bocetos, en directo, autodidacta, que se inspira en su mundo y en el que le rodea, pinta desde que era adolescente. Para ella Goya es un referente a la par que admira a Matisse, Derain y Balthus, le gustan los impresionistas, es una gran estudiosa de los clásicos italianos y seguidora declarada de Antón Pulido*.

Nos recibe en la exposición la cabeza calva de ojos grandes y labios colorados, para recuerdo de que la vida, a veces, algunas veces nos puede “tomar el pelo”. (El recuerdo de una alopecia anagen provocada por la quimioterapia tratante de un cáncer de mama). «Todo está en la cabeza y sale. Son esas experiencias ahí plasmadas», relata. «Cuando te ves sin pelo, lo que más destaca de tu cara son los ojos».

De ahí sus personajes calvos que nacieron hace una década y siguen de cuerpo presente. Hoy os presentamos su obra expuesta en la Sala de Exposicións do Palacete das Mendozas da Praza de Santa María, s/n, en Pontevedra, dende o 17 de novembro ao 3 de decembro de 2023, de luns a venres de 9 a 20 h, sábados e festivos de 10 a 14 e de 16 a 19 h. Domingos de 10 a 14 h.
Una obra basada en el Pórtico de la Gloria, bajo la idea alumbrada tras visitar el Pórtico del Paraíso en Ourense. Un total de 14 cuadros pintados durante el confinamiento pandémico.
Dice querer crear más personajes y llevarlos por el camiño.

En Morriña de estrelas, como se titula la muestra, sigue habiendo un guiño a su obra interior. «Mi Santiago Apóstol está calvo», destaca, al igual que varios juglares, apóstoles y evangelistas.

«Antes de ponerme a pintar estoy a lo mejor quince o veinte días dándole vueltas en la cabeza. Mientras no lo tengo claro no va al lienzo», reconoce. Porque después el proceso creativo sigue ya sobre la tela. «Es dibujar y darle los colores, todo seguido. Hago unos trazos y dibujo con la pintura», relata. Sabe que no es el método más común. «Yo no hago bocetos en papel», reconoce. «Sé que hay técnicas y tal, pero me sale así, es mi manera». También le salió de dentro el cambio el pincel a la espátula. «Al principio pintaba en óleo con pincel liso, trazos suaves; y después me solté para ver cómo era con la espátula», que es con la que sigue creando sus obras. Lo que es una constante es el color, «porque son las emociones». Lola Doporto nació en Millarouso, en O Barco de Valdeorras, en 1971. En el año 2015 se decide a exponer su obra.

A mí me recordó su pintura a la del maestro Laxeiro en pleno expresionismo figurativo, con su particular visión enxebre del mundo. Con su apóstolo Santiago, calvo, sus santiños evangelistas, que desde la ternura y comprensión de la vida, acompañan a Lola Doporto en este camiño al que pertenece y al que también todos pertenecemos, esa es la inquietud y el misterio que subyace en su obra.

Enlaces relacionados :

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad