VINOS DEL MIO CID

alcarria
Atardecer en los viñedos de La Alcarria. Cuando la viña tiene aroma a uva.

Por tierras fronterizas, tras El Cid Campeador, entre castillos de leyenda, iglesias románicas y meseta, emprendemos esta breve y a la par larga y densa ruta por la que a través de caminos y veredas, a trechos pertenecientes al Califato y a tramos a Alfonso VI, fronteriza donde las hubiera anduvo su destierro el Mío Cid, emprendemos la ruta eno-histórica.

“Por la terrible estepa castellana/al destierro, con doce de los suyos/ – polvo, sudor y hierro – El Cid cabalga”. En los versos de Manuel Machado.

Entre Medinaceli y Sigüenza, tocando Soria y Guadalajara, existe un territorio escaso en kilómetros pero muy extenso e intenso en cuanto a historia milenaria, que atesora casas palaciegas, auténticas joyas románicas de aspecto sencillo, monasterios del Medievo, preámbulo de un viaje a través del tiempo.

Vamos jalonando el viaje visitando en primer lugar Medinaceli, para valorar lo que tenemos y ocasionalmente, desconocemos.

hospedería de santa maría de huerta
Hospedería de Santa María de Huerta.

El nombre del pueblo se lo debe al Monasterio que forma parte del legado de las conquistas del Cid. Es digno de admirarse el refectorio de los conversos, que puedes ver a continuación, el enterramiento de Doña Sancha de Castilla, descendiente, por cierto, del propio Campeador. El pórtico gótico, otra maravilla.

refectorio gótico
Refectorio gótico. Púlpito del lector. Siglo XIII. Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta.

Enlaces relacionados:

colegiata de Medinaceli
Colegiata de Medinaceli

Para mejor ver la colegiata de Medinaceli, os remito al enlace siguiente:

 https://www.elrincondesele.com/ : que ver y hacer en Medinaceli, Soria

Camino a Montuenga, flanqueado este por campos de labor, damos de bruces ante el castillo de Montuenga

castillo de Montuenga
Castillo de Montuenga.

Altivo, sin sus dentadas almenas, que el paso del tiempo derribó, fue frontera árabe y cristiana.

Siguiendo camino hacia Arcos de Jalón, población con mayor número de habitantes de la zona (1.222), en plenas parameras del sistema ibérico, y en la que sorprende su atalaya árabe y su castillo del siglo XIV.

castillo de arcos de Jalón
Castillo de Arcos de Jalón.

Continuando ruta se llega a Somaén, ciudad aupada sobre riscos y barrancos, horadados, tunelizados, multiformes con paredes rocosas caprichosas en su morfología.

Enlaces relacionados:

castillo de Somaén
Castillo de Somaén.

Con un urbanismo puramente medieval, vieja ciudad romana, árabe y cristiana, con calles angostas que se asoman a plazas espaciosas con sillares heredados de una cultura a otra.

Ciudad en la que murió Almanzor pero también donde nació o creció uno de los autores del Cantar del Mío Cid.

Ya en la provincia de Guadalajara, el camino lleva a Maranchón, tierra de muleteros (tratantes de mulas), fuente de desarrollo a finales del siglo XIX y principios del XX.

Maranchón
Maranchón.

Siguiendo ruta se llega a Anguita, ciudad en la que pernoctaron el Cid y sus caballeros, marcada profunda, intensa y brevemente  por la Hoz del Tajuña.

río Tajuña
Río Tajuña.

En dirección a Sigüenza, estas son las sorpresas:

iglesia de San Pedro de Jodra
Iglesia de San Pedro de Jodra del Pinar.

Enalces relacionados:

el camino del destierro
El camino del destierro.

El final en Sigüenza, el castillo/parador en su altura, al que lleva serpenteando calles estrechas con un trazado medieval, jalonado por joyas románicas, mudéjares y góticas rodeando a su Plaza mayor y a la Catedral con su Doncel de doble sentido.

Los vinos

Vinos de la Ribera soriana del Duero: 

12 linajes, de Viñedos y Bodegas Gormaz, con 232 hectáreas de viñedo viejo y prefiloxérico, elabora vinos artesanales de tempranillo (tinta fina), de excelente calidad y edición limitada. Ubicado al límite de altitud y con gran amplitud térmica. Con un trabajo artesanal en bodega por parte de su enóloga María José García y su equipo técnico que llevan a cabo microvinificaciones por parcelas y parajes que llevan con mimo el vino desde la cepa a la botella, nacido de la tierra con suelo franco, arenoso y arcillo calcáreo del Valle de Atauta.12 Linajes Roble, 12 Linajes Crianza y sus dos vinos de edición limitada: 12 Linajes Finca Los Arenales y 12 Linajes Grano a Grano.

  • 12 Linajes Finca Los Arenales, con gran mineralidad y frescura, es fruto de una esmerada elaboración, con una producción de 1.738 botellas, 100% tinta fina (tinta del país), con uva procedente de tres municipios de la Ribera del Duero Soriana (Inés, Atauta y Miño de San Esteban) de viñas de 11 parcelas que suman unas 1,74 hectáreas, plantadas en vaso con rendimientos que alcanzan los 2.500 kg/ha.
  • 12 Linajes Grano a Grano, nace de uvas vendimiadas en una única parcela de Quintanilla de Tres Barrios, con suelos arenosos y de cantos rodados. De cepas prefiloxéricas de tinta fina, con un rendimiento de unos 1.500 kg/ha, obteniéndose 1 kg por cepa, de uvas con granos muy sueltos, favoreciendo el desgranado manual, uva a uva. Vino exclusivo.
  • Viña Gormaz joven, roble y crianza, conforman la otra marca de la bodega con vinos orientados a un mercado mucho más dinámico.

Dominio de Atauta (Atauta, Soria)

Con viñedos que alcanzan los 160 años, radicados en Atauta.

Bodega Dominio de Atauta.

A unos 1.000 metros de altitud, que permite la maduración lenta de la uva. Sobre el valle se extienden los viñedos divididos en más de 500 parcelas sobre diferentes suelos en 19 hectáreas de viñedo propio y otras 30 de viñedo controlado que producen vinos con gran aromática y personalidad. Cepas de bajo rendimiento, (unos 2.500 kg/ha), una botella de vino por cepa fruto de una viticultura tradicional y sostenible en la que todo el laboreo es manual. Producen tintos de tempranillo sumamente elegantes envejecidos durante 12 meses en barricas de roble francés, complejos, con gran estructura, frescos, equilibrados, con excelente concentración frutal, final largo y sensaciones minerales y balsámicas.

 Parada de Atauta 2014, sólo tiene un pequeño problema, los 45,90€ que cuesta y vale.

Finca Río Negro

Con viñedos de altura, en límite de altitud (1.000 metros, situados en Cogolludo (Guadalajara).

Elaborado a partir de cuatro variedades integrantes de su viñedo: el tempranillo con su potencia, el aroma de la syrah, la elegancia del merlot y la longevidad de la cabernet sauvignon, en una finca que dista unos 100 km de Madrid.

Lindando con el Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara, Finca Río Negro está formada por 600 hectáreas de bosques y viñedos, en un entorno montañoso de singular belleza, a los pies del sistema central y junto a la cuenca del Río Henares. Los pinos, robles y el rico sotobosque, llenan de aromas a lavanda, romero y orégano el entorno y aportan su impronta a los vinos.

Pueden considerarse por su filosofía vinos de pago.

  • Sus vinos: Finca Río Negro 2015, Gewürztraminer, 992 FRN y FRN 5º Año.

Enlaces relacionados:

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.