VOLAVÉRUNT

volaverunt, Goya 

El aguafuerte Volavérunt es un grabado de la serie Los caprichos del pintor español Francisco de Goya. Está numerado con el número 61 en la serie de 80 estampas. Se publicó en 1799.

Existen varios manuscritos contemporáneos que explican las láminas de los Caprichos. El que se encuentra en el Museo del Prado se tiene como autógrafo de Goya, pero parece más bien despistar y buscar un significado moralizante que encubra significados más arriesgados para el autor. Otros dos, el que perteneció a Ayala y el que se encuentra en la Biblioteca Nacional, realzan la parte más escabrosa de las láminas. Para el autor refleja «La censura de los errores y los vicios humanos”.

 Enlaces relacionados : 

etiqueta de vino
Etiqueta del vino, se parece a la cerámica de Muel

Hoy desde decataencata.com os comentamos la cata de este vino, Volavérunt 2018, Vino de Pago, concretamente de Pago de Aylés.

Pago de Aylés, es una Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) en sí misma, es el único pago de Aragón, cerca de la ciudad de Zaragoza, a medio camino entre Madrid y Barcelona. Ya habíamos catado anteriormente sus vinos, la serie de vinos que empiezan por las letras de Aylés, concretamente en 2018, pero ahora os acercamos este que podéis encontrar en el lineal del LIDL y del que no conocía su existencia al no aparecer en su web.

Un vino que se ha quedado corto en la cata con relación a los vinos que había catado de este pago. Aun así se percibe el buen hacer de la bodega en la elaboración de sus vinos. Con una crianza de 6 meses en barricas de roble, el aporte de la crianza pensé que le iba a dar una mayor complejidad como la que está presente en los otros vinos que caté en su día, de este Pago.

En nariz aparece con intensidad media, bastante fruta, buena acidez, ligeros toques florales, la crianza aporta toques especiados y algunos balsámicos, pero sin llegar a darle mucha complejidad, como os comentaba.

La boca es de entrada fresca, dejando paso a un volumen medio  con fruta y acidez, un paso vivo, alegre, una persistencia y final medio.

Un vino que tras su cata se queda en la calificación de Bueno, llegando a los 89 puntos en la Guía Peñín.

Esperaba más porque lo que había catado de este Pago de Aylés me había gustado mucho.

Buen vino para tomar en el año y a un precio más que asequible. 3,59 €. Pago de Aylés, comenzó su andadura en 1994 con la compra de la finca por parte de su propietario actual, quien reunificó así diversas propiedades que desde la Edad Media habían pertenecido a la Finca Aylés, convirtiéndose en una de las fincas históricas más grandes de Aragón, con más de 3.100 hectáreas de extensión, caracterizada por su alto valor natural.

MUSICANDO 

 Enlaces relacionados :

 

pelicula volaverunt
Volavérunt
bodega Pago de Aylés
Bodega Pago de Aylés

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.