VINOS PARA DISFRUTAR JUNTOS O…

uva prieto picudo
Uva prieto picudo

 En la actual etapa en la que los vinos rosados tienden al estilo provenzal, poco extractivos en color , más neutros aromaticamente, son vinos hechos para el disfrute vital, que nuestros vecinos atlánticos dan en llamar palhete casi tintos, ligeros, atractivos, que millones de consumidores anhelan catar.

 La pinot noir quizá sea una de las variedades tintas más seductoras a escala global que existan y no sólo por ser la Borgoña una de las regiones vinateras más al alza en el momento actual.

Con aromas francos a fruta roja (cereza, frambuesa, fresa) es una uva quizá ejemplar en cuanto a complejidad y a las notas especiadas y a hoja de tabaco que le confieren una gran elegancia.

Otras características relevantes son los taninos finos, su acidez media-alta, final largo, alcohol moderado y tendencia a una buena evolución.

El vasto patrimonio varietal portugués ofrece vinos parecidos a algunos pinot noir, por ejemplo la uva castelâo, vinificada de forma más suave está en la base de los vinos que se expresan de forma muy parecida a la pinot noir, pero, también la uva Baga, si se interpreta de otro modo en bodega puede parecerse a la  pinot noir. Podríamos decir lo mismo con la rufete, bastardo y la alvarelhâo.

 Cabe recordar que, uno de los vinos más exclusivos del mundo, el Romanée Conti, está elaborado con pinot noir.

Numerosos vinos franceses, norteamericanos, neozelandeses, etc, con pinot noir siguen elaboraciones y crianzas diversas.

En Portugal, las experiencias con pinot noir, son sumamente interesantes tanto al norte como al sur del país, la mayor parte de las regiones lusas no tienen suelos ni climas como los de la Borgoña, la variedad por otra parte, se muestra caprichosa, con un hollejo sumamente delicado, es poco amiga de un clima cada vez más cálido, sujeta a cambios bruscos de temperatura. Desde la óptica de la viticultura y de la enología todo ello supone un desafío más, por lo que, lograr un buen pinot noir en Portugal merece un aplauso sonoro ya que es una variedad que desafía toda lógica.

En cuanto a aroma, son variedades atractivas, con una acidez más o menos evidente según los casos, las variedades antes descritas pueden ser unas buenas opciones, si bien, en Portugal ya existe la opción, son  los vinos palhete/claretes.

 La Comisión Europea, traspone la legislación trazando una línea fronteriza entre lo que es un vino palhete y un clarete. Siguiendo la reglamentación aplicable 26/2017, de 13 de enero de 2017, y que dice así:

Clarete: “Mención prevista para el vino tinto con poco colorido, con un nivel alcoholimétrico, volumen adquirido no superior al 2,5% vol, como límite mínimo, legalmente fijado, o sea en torno al 11,5%.

Palhete: “Mención prevista para el vino tinto, obtenido del mosto de la uva tinta y blanca, no pudiendo estas últimas sobrepasar el 15% del total.

 Existen excepciones de índole regional, de las cuáles, la más conocida es la Medieval de Ourém, una D.O.C de la Costa d’ Aire elaborado con un 80% de uva blanca (Fernâo Pires) y un 20% tinta (trincadeira), justamente al contrario a los de la palhete.

Inician la fermentación separadamente, la Fernâo Pires con el brocal abierto y la trincadeira despalillada y fermentada en  tina (dorna) con maceración. Respetando la tradición de los monjes cistercienses, que en la parte final de la fermentación del mosto tinto, con sus hollejos, son añadidos al mosto blanco en fermentación.

Este método tradicional siguen aplicándolo los pequeños productores de la zona de Ourém, que en los años 80 y 90 del siglo pasado prácticamente había desaparecido por no respetar las directrices de la Unión Europea. La normativa excepcional del año 2005, aprobó el método medieval de Ourém de forma concreta con una reglamentación específica.

Las señales de un largo camino

 En las fases iniciáticas, los consumidores más jóvenes suelen empezar con los tintos, los blancos, los rosados y con los espumosos.

Los tintos suelen abordarse como si de un territorio más agresivo se tratase quizá por el exceso de taninos, crianzas y carácter menos dócil.

En busca de algo distinto, los consumidores experimentados buscan con las ofertas, algo que nunca habían probado, tal vez difícil de descifrar, como por ejemplo los rosados con garra, casi como tintos ligeros. Por tanto, dos oportunidades de cata (tintos y blancos) y una tercera, ya especializada, la de los rosados,y, en Portugal, los vinos palhete y clarete.

El universo del vino, felizmente en constante evolución gracias a las tendencias más o menos duraderas, los vinos palhete/clarete y los medievales de Ourém son otros de los tesoros de nuestros vecinos lusos con su magnífica diversidad varietal digna de conocerse y, naturalmente, saborear.

mapa de vino de portugal

  1. Encostas D’Aire
  2. Óbidos
  3. Torres Vedras
  4. Lourinhã
  5. Alenquer
  6. Arruda
  7. Colares
  8.  Bucelas
  9. Carcavelos

Enlaces relacionados:

MUSICANDO

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.