UN VINO DE ALSACIA

cigüeña
Cigüeña en Turckheim

El grand cru Rangen es el emblema de la maison Wolfberger, un pinot gris de casta que vale la pena saborear.

Cultivada en las laderas de la comunidad de Thann, en la zona más meridional de los viñedos alsacianos, sobre pendientes con un 100% de inclinación, ya plantados desde el siglo XIII, con vendimias lógicamente manuales

La verticalidad del terruño asegura que el racimo se exponga plenamente al sol.

La roca volcánica, fragmentada, en el subsuelo, concentra el calor permitiendo que los racimos de uva se nutran de los elementos nutritivos del suelo para así obtener el carácter diferenciador de sus caldos. El viento fresco, refresca el terruño durante las épocas cálidas disipando las brumas otoñales.

Se trata de vinos muy densos, con una acidez que otorga frescura, hermosa salinidad y dulzor, que varía con las diversas cosechas.

Wolfberger es una de las cooperativas más antiguas de la Alsacia.

viñedos alsacianos en espaldera
Viñedos alsacianos en espaldera

Un viaje sensorial

La bodega opta casi siempre por la cata vertical, ofertando cosechas del 2013 y del 2018 en un estuche de seis botellas comercializadas al efecto.

El viaje sensorial se inicia con la añada del 2018, un año por así decir solar y cálido, presenta un color pálido, con dulzor en boca, notas de caramelo, de frutas tropicales (ananás) y de vainilla.

Su hermano mayor del 2017, revela notas de pimiento en nariz y boca que seguramente mejorará con el paso del tiempo.

La cosecha del 2016 es sumamente expresiva, con aromas suaves  a melocotón y  almendras.

El millésime 2015, otro año con mucho sol reinante, gana en complejidad, con un tono oro, fruta confitada y notas ahumadas.

La cosecha del 2014, presenta excesiva mineralidad que puede afectar a su armonía global. La añada del 2013 resulta carnosa y jugosa, con una nariz que recuerda a la miel, en boca muestra melocotón, setas, trufa y un hermoso toque salino final.

Maridaje

 Resultan maravillosos con los quesos tales como el comté, mimolette, pont l’evêque, livarot, con su señal de mermelada, pero también empareja óptimamente con las tartas de fruta (melocotón, higo, mango…) y con el confit de higo. Nuestros quesos patrios no se quedan atrás, gallegos, asturianos, navarros, oscenses, manchegos…

Glicérico
Glicérico

 MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.