TIRED ALL THE TIME Y EL AGOTAMIENTO

cansancio 

Tareas familiares, jornada laboral, teletrabajo, conciliar, juegos malabares, el Covid 19, más y más dificultades, la gestión cotidiana de las anomalías, cuidar, cuidar, cuidar, un todo que lleva al agotamiento físico y emocional en la mujer.

 Si bien, los hombres están más dispuestos a colaborar en las tareas hogareñas y estar con los niños, la carga emocional y de organización/gestión de las anomalías cotidianas incluido el estrés (surmenage) del confinamiento continúan gravitando sobre la mujer, quizá por aquello del cuidar casi genérico.

Y lo hacen, acotando o incluso renunciando a su propio tiempo personal.

Madrugar para sacar adelante su jornada laboral, con conexión perenne al e-mail en tanto intentan educar, cuidar y  administrar el hogar.

El resultado pues, justamente el de la reacción de estrés mantenida, el mal del nuevo siglo XXI, el llamado síndrome de la mujer agotada (con alto riesgo de aquejar agostamiento, cómo tiene lugar en la vid*.

*Después del cese de crecimiento, la estructura anatómica del pámpano se modifica. Los tejidos vivos perfeccionan su estructura y se enriquecen en materias de reserva, de las que un representante típico es el almidón. Como consecuencia de este enriquecimiento de reservas, el pámpano, que ya pierde la clorofila, modifica su color, adquiere consistencia y se convierte en sarmiento.

mujer cansada
En Gran Bretaña, el Servicio Nacional de Salud (NHS) denomina este síndrome*

*Síndrome: Conjunto de signos y síntomas de un padecimiento.

como: TATT (Tired all the time), es decir: cansadas todo el tiempo.

Enlaces relacionados :

En España  tan apenas o todavía no se diagnostica ni  trata.

La sobrecarga física, psíquica y emocional se ha visto intensificada tras el confinamiento y con la desescalada en forma de cansancio emocional,  un cansancio vital que se expresa en forma de agotamiento y mal humor crónico, con irascibilidad y anhedonia.

El error grave que se puede cometer es abandonar su afrontamiento al ámbito meramente individual o familiar, dado que su irradiación global a nivel sociolaboral va a ser una cuestión de todos, tanto su aprendizaje como a su gestión se refiere (familiares, responsables empresariales y organismos públicos).

Buscar nuevas formas creativas de cubrir necesidades (a veces incompatibles por opuestas) con el objeto de lograr un mayor equilibrio para mantenernos fuertes como sociedad e individuos constituyentes, ante las actuales y futuras dificultades.

Al consejo editorial de decataencata.com, le ha parecido oportuno aportar seis consejos que la coach Mónica García proponía en su artículo del 26/05/2020, de ABC, Mujeres: Síndrome de la Mujer agotada: el mal del siglo XXI.

  • Prioriza el sueño: introyectar que más que el tiempo, lo realmente importante es el nivel de atención y concentración que tenemos para llevar a cabo las tareas. El componente reparador del sueño es vital para que nuestro organismo pueda eliminar residuos y depósitos anómalos que produce a lo largo del día en su funcionamiento cotidiano. El sueño recomendable es de 7 a 9 horas. Procurando que 1 a 2 horas antes de disponerse a dormir, disminuye el ritmo de actividad, evitando conversaciones para resolver problemas o tareas que estimulan y activan la mente. Se evitará mirar pantallas en general y procurar que la iluminación ambiental sea de baja intensidad y que el dormitorio se halle a oscuras y a una temperatura no excesiva.
  • Renovar la energía durante el día: hay que evitar quedar exhausta, agotar nuestra energía diurna a la espera de la recuperación del sueño nocturno, mediante descansos que en modo alguno sean para hacer otras cosas. Viene muy bien realizar estiramientos regularmente y mantener una correcta hidratación. Las respiraciones profundas ayudan a finalizar tareas y prepararse para la siguiente actividad, así no se acumula energía inútil.
  • Controla y dirige la atención de tu mente: la energía consumida cuando se focaliza la atención, es mucho menor que la que se gasta cuando realizamos multi tarea con multi atención. Hago una cosa, la acabo, y una vez acabada hago otra y así sucesivamente (trabajo en serie). Una cosa sola cada vez. Se trabaja en modo recompensante, generando energía de satisfacción y ánimo al ver que estamos avanzando. Para ello, reducir al máximo el número de distracciones posibles (ese abominable ruido de fondo), correo electrónico, teléfono, etc., que te exigen entrar y salir mentalmente de tu tarea, supone un gasto energético innecesario. Restringir también el número de decisiones a tomar durante el día ayuda a gestionar mejor el gasto energético. Prepara las comidas del menú semanal. Delegar, delegar, delegar.
  • Cultivar una mentalidad de libertad: para ello, no hay nada mejor que pasar de la obligación a la elección: del tengo que, al elijo qué, y así reducir estrés, enfado y queja. Pensar ocasionalmente en el porqué se quiere hacer algo y qué beneficio te aporta, para darte el permiso de decir no y buscar otras alternativas.
  • Cuida la relación contigo misma: el gran desgaste energético lo provoca el conflicto con una misma (por autoexigencia, bajo auto reconocimiento o/y comportamientos que nos hacen sentir mal). Concédete atención a tí misma, escúchate, animate, quiérete, bésate, eres hermosa y capaz. Consejo en el que eres insustituible. El cómo te sientes contigo misma influye sobre cómo te sientes con los demás, tanto en el plano social como en el laboral. La fuente de estrés y agotamiento tradicional es el tiempo que dedicamos desde el punto de vista psicofísico a relaciones que no son como deseamos. Crear la mayor armonía contigo misma es clave para generarla con el resto de relaciones.
  • Elige la información que consumes, hazlo de forma intencionada: continuamente recibimos datos y datos, que no siempre son información, con poder de influirnos emocionalmente, físicamente y en la toma de decisiones. Es clave que elijas cuándo, qué y la cantidad a consumir. Igual que con la dieta.

Evita conceder tiempo a todo aquello que despierte en tí impotencia y frustración, que está fuera de tu control, manteniéndote en tu círculo de influencia, con el objeto de evitar estrés innecesario acumulado en el día a día y a lo largo de la vida.

Cambia el exigir y el echar en cara por la petición de ayuda concreta y específica y en caso de no llegar a algo, compártelo desde la vulnerabilidad, dejarse ayudar y abrirse a ver el valor en otras formas de hacer lo mismo.

emoticono felicidad
Emoticono feliz

MUSICANDO

Carl von Bergen. Mädchen mit Teller
Carl von Bergen Mädchen mit Teller

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.