Tipos de transgresión enólica

No todo el mundo actúa del mismo modo cuando estamos bajo los efectos del alcohol. Ello es debido a que cada cual lo asimila de forma distinta, con un mayor o menor impacto en el comportamiento según el individuo y sus condiciones. Psicólogos investigadores de la Universidad de Missouri en Estados Unidos han definido cuatro tipos de bebedores que explicitan en un video: Hemingway, el profesor chiflado, Mary Poppins y mister Hyde.

Sabido es que, el alcohol promueve un estado de desinhibición y confusión cognitiva en el consumidor, que incita a la aparición de pensamientos relacionados con la agresión y el sexo. Los motivos del exceso alcohólico son varios: vía de escape al estrés, abstracción de la rutina y del vacío vital, calmar temporalmente las aflicciones emocionales. Las consecuencias comportamentales ocasionalmente problemáticas de todos sabidas.

Se trata de un estudio pionero publicado en Addiction Research & Theory, analiza el comportamiento de las personas bajo el efecto de la embriaguez mediante unos patrones de conducta claramente definidos. Así actúan Hemingway, el profesor chiflado, Mary Poppins y mister Hyde cuando beben alcohol, ¿con cuál se identifica?
Se seleccionó un grupo de 374 universitarios, basados en el resultado de un cuestionario en el que admitían tener un compañero de copas que sabía exactamente cómo actuaban cuando estaban borrachos. Para catalogarlos bajo un tipo u otro, los participantes tuvieron que valorar sus personalidades y la de sus parejas en estado sobrio y en estado de embriaguez, de acuerdo con cinco factores de comportamiento: extroversión, estado de conciencia, estabilidad emocional e intelecto.

Hay que destacar que el estudio contó con un número de participantes muy reducido (n baja), de raza blanca y jóvenes. En este sentido, los grupos identificados no son representativos de otros sectores demográficos. Si la muestra hubiera sido más variada quizás se habrían identificado más tipos de comportamientos.

A pesar de sus limitaciones, los expertos aseguran que la información obtenida por medio de esta investigación podría emplearse en el ámbito médico, para tratar los problemas relacionados con la bebida de manera más personalizada y eficaz. Además, los resultados confirman empíricamente la percepción social de que las personas respondemos de diferente manera ante la intoxicación por el alcohol.

Comentarios:

En el diseño de un estudio de investigación cuantitativa es fundamental el volumen de la muestra (n) y el que sea representativa de una población general a la hora de captar la población.

La oportunidad del estudio viene dada por su carácter de investigación cualitativa con gran valor aplicativo en la clínica y terapéutica personalizada.
Es muy importante incorporar actividades de educación para la salud en materia adictiva, transgresora y sexual, dirigidas a la población general y a aquellos grupos de pacientes con antecedentes de enfermedades crónicas y alta vulnerabilidad (epilépticos, enfermedades mentales – esquizofrenia, trastorno bipolar etc – hepatópatas y un largo etcétera), que incorporen pautas de socialización y racionalización de las actividades de relación, incorporando el consejo de salud como herramienta evitadora de males mayores (accidentes, muertes y violencia general) y de re orientación comportamental.

Un último apunte: hablar de persona ebria o de ebriedad, probablemente mitigue el tono despectivo que implica el de “borracho”, y, semánticamente pueda facilitar la consideración de episodio transgresor patológico susceptible del oportuno tratamiento.

Artículo que da pie al comentario:

Hay cuatro tipos de borrachos, según la ciencia. – BUENAVIDA. 5 jul 2017.

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.