SUSPENSO DE LA COMUNICACIÓN DEL VINO EN ESPAÑA

Cuando existe barullo (confusión, desorden, lío) en alguna cuestión, conviene ir a lo que en Galicia se suele decir, “la fuente clara”, (la turbidez no es buena para el vino) y, en materia de comunicación (acción y efecto de comunicar o comunicarse) y, en nuestro caso: transmisión de la información en el seno de un grupo, considerada en sus relaciones con la estructura de este grupo, o, mejor, conjunto de técnicas que permiten la difusión de mensajes escritos o audiovisuales a una audiencia vasta y heterogénea.

 

Ciencia y arte que va de la mano de la comercialización en su hito final y, que al parecer no nos va del todo bien.

El libro publicado recientemente por Rodolfo Castro(La comunicación del vino),  en el que diagnostica la existencia de la mutua desconfianza entre el sector del vino y los “mass media” especializados se concretan en términos tales como “favoritismo” (88% de los periodistas opinan así, pero también la mayor parte de los productores y bodegueros del país), subrayando que las diversas informaciones sobre el sector vitivinícola se transmiten de forma incorrecta a los medios de comunicación y de difusión.

La publicación del libro, resultante del análisis de 95.000 noticias sobre el sector publicadas en los medios de comunicación entre 2012 y 2017, por parte de la consultora Castro Galiana especializada en comunicación del vino ha realizado un trabajo encomiable aplicando una técnica de previsión cuyo origen se halla en la ingeniería norteamericana y muy utilizada en la década de los 90 con el objeto de crear escenarios previsibles de mercado, para quien sepa verlo (Profesor Dr. D. Enrique de Miguel, Universidad Politécnica de Valencia).

La revista Tecnovino, señalaba su publicación el 13 de diciembre de 2017.

De acuerdo con una encuesta (referida en el texto del libro) el 50% de los profesionales de la información del vino, actúan, en general, de forma imparcial. Siendo muy relevante el hecho de que el 74,7%, consideran que, a veces, muestran parcialidad en su opinión, hacia determinados productores-bodegueros.

Los especialistas en información sobre el mundo del vino, en un 88% considera que núnca o escasas veces los directivos del sector están familiarizados con el funcionamiento de los medios, y por tanto con un difícil entendimiento entre ambos.

Curiosamente si existe acuerdo mayoritario por parte de los bodegueros en la consideración que la información en medios contribuye al incremento de las ventas, erigiendo la comunicación al valor de factor estratégico para el sector.

En el análisis de la puntuación suspenso, la industria vitivinícola promociona mejor el producto, por su parte tanto el Gobierno estatal, los autonómicos y la interprofesional del vino suspenden estrepitosamente, el aprobado sólo lo obtienen las Denominaciones de Origen y mayoritariamente, las propias bodegas.

Carlos Aganzo, director del Norte de Castilla prologa la obra y, el epílogo corre a cargo de José Peñín, fundador de la guía que ya forma parte de todos, entre otros actores del escenario vitivinícola del país, José Luis Lapuente, Miguel Torres,, José Manuel Arriguet y Emanuel Casais.

Comunicar es hacer partícipe a otra persona o cosa de algo que se tiene, da parte, hacer saber alguna cosa, conversar o tratar con alguno de palabra o por escrito, tener paso o comunicación de un lugar con otro.

En Medicina, el proceso clínico incluye la anamnesis (entrevista clínica), la exploración física y complementaria, con lo que se establece un diagnóstico de presunción o de certeza si ha lugar, para después establecer el oportuno tratamiento. Tradicionalmente, la prevención antecede a todo el proceso clínico, hacer el trasunto al sector vitivinícola en España pudiera ser un ejercicio terapéutico para el mal endémico del mundo del vino en España, la comercialización defectual, motivo de la desventaja competitiva y comparativa con otros países.

Somos el tercer país productor mundial, con un gran producto primario, que mayormente se exporta a granel (¡que desperdicio!), más aún para producir vinos que los países terceros exportan, mermando nuestra cuota de mercado, los productores priman la cantidad ante la calidad, consumen nuestros suelos y sus recursos integrales, (pan para hoy y hambre para mañana), la I+D+i aplicada, es insuficiente, no logrando retornos inversores y, todo ello en un escenario de alteraciones climáticas y con la práctica ausencia de políticas generales agrícolas definidas, de carácter estatal y estrategias genéricas de respuesta en el marco comunitario, con un alto nivel de proteccionismo.
Acusamos un retraso en técnicas organizativas (más de 50 a 60 años respecto al mundo anglo-sajón), que reducen nuestra I+D al puro nivel aplicativo, (cuando tiene lugar), ¡mal vamos!, nuestro impulso basal se pierde en la lucha contra los molinos, una vez más.

El proceso comunicativo integra 3 niveles: el emisor, el del proceso de elaboración y el receptor, existen fenómenos comunicativos defectuales, su integración fluida es clave para mejorar la comercialización del vino en España. Conviene observar y estudiar lo que hacen los demás, especialmente a aquellos a los que les va muy bien (Francia e Italia, entre otros). Gracias por la publicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.