RESVERATROL Y POLIFENOLES LA ALTERNATIVA A LA COPA DE VINO

té negro
Té negro

El resveratrol y los polifenoles son compuestos que están presentes en el vino, siendo idóneos para preservar la salud, pero también forman parte de otros alimentos. Beber ocasionalmente puede ser compatible con una dieta sana, pero ello no implica que el vino sea un protector cardiovascular.

El resveratrol y los polifenoles, ¿qué son?

El vino no forma parte de la pirámide nutricional pese a que se haya adherido a la dieta mediterránea, tradicionalmente catalogada como la mejor del mundo mundial, algo que a algunos les ha salido muy a cuenta. Pretextar que su consumo es un hábito saludable, obviando los estragos que provoca, con el señuelo de que contiene polifenoles y resveratrol , compuestos químicos con efectos antioxidantes y antiinflamatorios, la llave maestra del marketing inductor al consumo muchas veces adictivo, variable de confusión para los consumidores. Cuestión que merece separar el grano de la paja.

Múltiples estudios relacionan los efectos de los polifenoles con la disminución de la mortalidad y de la patología cardiovascular y en la mejora de la diabetes. Muchas veces se abunda en el hecho de que una copa de vino aporta 200 miligramos de polifenoles, un nivel muy considerable respecto a otros alimentos, no siendo el caso del té que duplica e incluso lo triplica y, sin embargo, poco se habla de ello. Siendo cierto, evidentemente no compensa el impacto negativo del alcohol y, menos aún si se toman referencias cuantitativas (una copa para las mujeres y dos para los hombres), con la comida y con la cena, ¡vaya!

La ingesta alcohólica se asocia, sea cual sea su cuantía, con un mayor riesgo de aquejar diversos tipos de cáncer siendo cuantitativamente dependiente (a mayor consumo, más riesgo).

Para la Organización Mundial de la Salud, no existe una cantidad mínima que pueda ser beneficiosa para la salud de las personas.

Los polifenoles y sustancias como el resveratrol, presente en el vino y vinculado al aumento del HDL (el llamado colesterol “bueno”), se hallan en otros productos sin la contrapartida perjudicial del vino.

En estas cuestiones, sin ortodoxias ni alarmismos innecesarios, no hay que rasgarse las vestiduras* si nos tomamos en este seco estío una copa de albariño o de verdejo ocasionalmente, todo menos justificar la inclusión en la dieta habitual aduciendo que es bueno para la salud (¿de quién?).

superman

Otros alimentos con resveratrol y polifenoles

Polifenoles: Remolacha, tomate, berenjena, pimientos, arándanos, pomelo, cacao, aceite de oliva y té negro.

Resveratrol: uvas, arándanos, cacahuetes y chocolate negro.

Hace ya algunos años asistí en Logroño, en su Palacio de Congresos a la Reunión científica sobre Vino y Salud, en la que, una de las ponencias desarrolló maravillosamente desde el punto de vista epidemiológico, el aserto sobre las ventajas de otras bebidas/infusiones sobre el vino, planteando que la franja polifenólica y resveratrólica saludable habría que trasladarla desde el mediterráneo vínico al norte sajón del té, por su mayor contenido en compuestos saludables, cuestión que dolió a uno de los grandes sponsors del evento (un gran viñatero del país) que en su interpelación puso, de paso, de chupa dómine* a la cerveza…

Enlaces relacionados :

MUSICANDO

La fotografía

Formentera
Formentera Laurent Fabre pour Le Figaro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.