QUE VINO BEBER CON UNA CREMA CARAMELIZADA

crema caramelizada 

¿Sientes la necesidad de tomar algo  dulce? Pues nada mejor que una crema caramelizada (catalana, con manzanas…) sobre todo si la acompañas con un vino que realce su dulzor.

 Habitual en nuestras mesas y en las de los restaurantes. En realidad la crema caramelizada o crema tostada cuando se utiliza la pala caliente para quemar el caramelo, se trata de un postre especialmente rico, rico, que se elabora a base de yemas de huevo, crema fleurette (nata líquida batida a la que se le añade lentamente licor Baileys), azúcar en polvo y vainilla para aromatizar e incrementar su sabor con el vino que la va a acompañar.

La crema y los huevos aportan la sensación grasa-untuosa, la caramelización del azúcar acentúa la percepción del dulzor y un toque de toffee a la inglesa.

Deberán evitarse los vinos tintos: puesto que sus taninos van a importunar a nuestro paladar.

Se descartan también los vinos blancos secos, puesto que se trata de un plato/postre que ya proporciona sabores persistentes e intensos, al contrario que los vinos espumosos, con rica personalidad y en azúcares residuales, mostrándose en boca sumamente intensos.

De forma general, todos los vinos de vendimias tardías (alsacianos, Madiran-Pacherencs…), y todos los vinos encabezados que se producen en Francia a partir de variedades blancas (Banyuls, rivesaltes, maurys, rasteaux…) son aconsejados en este maridaje. Un sauternes, un jurançon, un monbazillac, un sainte -croix-du-mont, un moelleux del Loira, son acompañamientos interesantes y recomendados.

El postre no quiere vinos afrutados tales como los moscateles por su excesivo aroma.

En mi formación enológica/viticultora y posterior como sumiller, mis maestros me orientaron hacia una primera elección respecto a este delicioso postre, si me hallaba en tierra vecina del norte, con un Coteaux-du-layon, un Châteaux Pierre Bise. Poco conocido más allá de la propia región, con D.O. (AOC) del Loira, cerca de Savennières, Bonnezeaux y de Saumur-Champigny, elaborado con uvas de la variedad chenin, con las que se logran vinos con aromas a membrillo, a orejón de albaricoque seco, a frutos confitados y a azafrán. El millésime (cosecha) del 2007 de este domaine se muestra denso en boca, dulce y con una hermosa vivacidad. Frescor, por otra parte, determinante para equilibrar el componente “graso” de la crema.

Más clásico y también con más prestigio, un sauternes, por ejemplo el millésime del 2006 de Château Climens. Vino complejo y tan caro, que es mejor reservarlo para los grandes acontecimientos de nuestra vida.

En nariz, fruta confitada, confitura de melocotón, hongos de sotobosque (recordad que sus uvas conviven con la botrytis cinerea, la famosa podredumbre noble, propia de los Sauternes y Barsac).

En boca, su suave y complejo tacto de los azúcares residuales contrasta con su vivaz salinidad sumamente refrescante.

Se trata de un auténtico desafío para la cocina, ya que como es sabido, las recetas más sencillas son las más difíciles para lograr un equilibrio siempre frágil y sutil. La maestría de la bodega, la audacia del enólogo y la prudencia y virtuosidad que el tiempo enseña son claves.

Estamos en suelo patrio y, es el momento y el postre para optar por un Cream de Jerez, como no.

bodega jerez 

Enlaces relacionados:

 

¿Cómo maridar con Cream?

La temperatura ideal de servicio del Cream es de 12º C. También puede ser consumido como aperitivo, a modo de cóctel, servido con hielo y una rodaja de naranja.

Es un perfecto de vino de postre; ideal para acompañar fruta (melón, naranja) repostería o helados. Aunque también marida muy bien con el foie gras y con los quesos azules.

 Recomendaciones

Siempre muy frío

  • Servir fresco, entre 10 y 12º C.

No sólo un vino de postre

  • Delicioso con repostería y fruta, pero también con el foie.

Tipo de copa

  • En una copa de vino blanco o incluso en un vaso ancho, con hielo.

Datos analíticos

Contenido alcohólico: entre 15,5 y 22% vol.

Azúcar : 115-140 gr./litro

Acidez total (tartárico) :  gr. / litro

Acidez volátil (acético)  :  <0,8 gr. / litro

El Cream es un vino generoso de licor elaborado mediante la mezcla o «cabeceo» de vinos generosos de crianza oxidativa (fundamentalmente olorosos) con un importante aporte de vino dulce natural o bien de mosto concentrado rectificado. La totalidad del proceso de crianza es por tanto de carácter oxidativo y el resultado del cabeceo debe de presentar un contenido en materias reductoras superior a los 115 gramos por litro.

Enlaces relacionados:

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.