¿QUÉ HA OCURRIDO EN EL VIÑEDO HISPANO?

parcela Masdeu
Parcela Masdeu. Bodega Scala Dei. Priorat. Tarragona. Catalunya.

En el año 2017 el viñedo español se vió afectado por una helada primaveral tremebunda, en el año 2018 el respiro fue la tónica general, el 2019 por las olas de calor en junio y julio y por la gota fría y sus lluvias de septiembre que asolaron el levante costero y el 2020 en el que el protagonista ha sido el mildiu.

Ese hongo Plasmopara vitícola cuya hibernación en los restos  de la planta,, germina y esporula en primavera. La gran sensibilidad de las cepas cuando confluyen más de 10ºC de temperatura ambiental media, lluvias superiores a 10 mm y brotes verdes que logran los 10 cm. condiciones de riesgo mayor en que la planta se ve amenazada por las consecutivas generaciones del hongo hasta alcanzar el envero, sobre el mes de julio, en el que la uva es menos sensible al hongo.

La etapa de floración y cuajado, en el mayo floral, en la que se forman las futuras uvas, es especialmente delicada.

En las Rías Baixas, la primavera fue infernal porque las esporas de mildiu se mostraron sumamente activas atacando desde un principio. Los meses de abril, mayo y junio sin parar de llover y con una humedad ambiental elevada, de hasta un 80%, con noches calurosas mantenedoras de una actividad fúngica nociva fueron terribles.

A finales de junio los signos de la enfermedad eran claros en hojas, pámpanos y zarcillos. Menos mal que en julio la humedad descendió por la entrada de vientos del norte parando el ataque, pero el mal ya había acontecido, así, algunas bodegas perdieron un 50% de la producción, resultando un año fresco, bajo en alcohol, con la uva dorada por la caída de la hoja por el mildiu, generando un gran potencial aromático de forma totalmente natural, con lo que se esperan vinos 2020 expresivos y de calidad. Poco y bueno a pesar de la maduración menos uniforme y la mengua en el desarrollo uval e incluso secado del mismo.

También la D.O. Valencia se ha visto afectada por el mismo agente pese a hallarse los viñedos a unos 700 m de altura, eso sí, con noches más frescas y secas que ralentizaron el mildiu.

Las variedades tempranas sufrieron cierto desequilibrio entre la madurez tecnológica (acidez y azúcar) y la madurez fenólica (hollejo). En las tempranas que maduran en agosto o en los albores de septiembre, obtienen azúcar con reducción rápida de la acidez, generando un desequilibrio en años cálidos como el actual. Si la maduración tiene lugar en septiembre o iniciando octubre, el descenso de temperatura ralentiza el ciclo, consiguiendo mayor madurez fenólica de los hollejos y un mejor equilibrio.

El tratamiento biológico del mildíu con la aplicación de sales de cobre (el caldo bordelés) y de cola de caballo, sílice y otros extractos vegetales. Es un procedimiento en el que cada vez que llueve debe volverse a aplicar por el arrastre del cobre por parte del agua. Los tratamientos sistémicos o químicos que penetran en la planta son los que muestran mayor agresividad contra la plaga.

En La Rioja se ha logrado mayor control. La mayor utilización de fitosanitarios provoca un incremento del coste de la uva, así, si en un año normal la aplicación tiene lugar entre tres y cuatro veces, en el actual han tenido lugar hasta diez  tratamientos con productos sistémicos anti mildiu. Si para tratar una hectárea se requiere más de una hora de tractor, con un coste de 40€ y el precio de los productos fitosanitarios por hectárea es de unos 45€, en total suman 85€ por tratamiento, 5 tratamientos adicionales con un rendimiento por hectárea es de 6000 kg, supone un encarecimiento de 7 céntimos por kilogramo.

El cultivo ecológico de la Rioja ha sufrido con mayor intensidad por lo que se trata de un año estándar.

En la Ribera del Duero, la última de las regiones que se vendimia en España, el efecto de la plaga ha sido menor, debido a su mayor altitud y su brote más tardío. El invierno más riguroso, hasta la tercera semana de abril ha hecho que la tinta fina, ya tardía de por sí, ha madurado a finales de septiembre, momento de mayor pausa del ciclo vegetativo por la frialdad de las noches, que hace que la actividad diurna de la planta no se queme metabólicamente por la noche. Manteniendo el color, suavizando los taninos tornándose dulzones.

mildiu de la vid
Mildiu de la vid

Enlaces relacionados :

Por todo ello, el estado sanitario de las uvas en la Ribera del Duero es óptimo.

Las zonas costeras, por su mayor humedad han sufrido más en este año. En el Penedés las pérdidas suponen entre un 10 y un 15% en el viñedo convencional y, en el ecológico hasta de un 40%. El Priorat y la Terra Alta han sido las más perjudicadas.

Tras las lluvias primaverales la sequía severa y el estrés hídrico hizo su aparición en un año atípico, áreas nunca afectadas por el mildiu esta vez sí se vieron acosadas, sobre todo las ecológicas, intensificando tratamientos logrando a pesar de todo un buen estado sanitario y de la calidad de la uva.

Finalmente, La Mancha, menos influida por el agua, el mildiu se mostró menos agresivo, pero la menor absorción de potasio por parte de la planta aminoró la acidez de la uva.

Por otra parte, las variedades tempranas (merlot y chardonnay) sufrieron por el exceso de calor, volviendo la uva pasa en algunas zonas. Las tardías (airén, malvasía, albillo, graciano y garnacha) aguantaron mucho mejor.

A nivel global la vendimia ha sido generosa por lo que también nosotros debemos ser generosos con ella a la espera de la llegada de mejores tiempos.

El vino que tomé hoy

En la finca Las canteras en Murillo de Río Leza, en plena Rioja, elaborado sólo con garnacha, recogida a mano, a unos 470 metros de altitud, Paco García elabora este excelente caldo, tras dejar reposar los granos de uva en depósitos troncocónicos invertidos, durante 48 horas a temperaturas en torno  a los 5 y 10ºC, produciéndose la maceración en frío.

Le espera una crianza de 10 meses en barricas de roble francés y americano donde tiene lugar una segunda fermentación (maloláctica) permitiendo que el oxígeno penetre a través de la madera puliendo las características de este vino.

Notas de cata de Paco García. Garnacha 2018.

  • Varietal: garnacha al 100%.
  • Vista: color morado picota con buena capa.
  • Aroma: notas dulces que recuerdan a frutas como las cerezas y la fresa, con toques a canela, vainilla y café.
  • Gusto: dulce prolongado en paladar con una textura cremosa agradable.
  • Servicio: 17ºC.
  • Maridaje: tablas de queso y ensaladas.

Enlaces relacionados :

bodegas Paco García

Bodegas Paco García

Pequeña bodega familiar que destaca por sus métodos elaboradores y de cultivo innovadores. Además esta bodega tiene como máxima el extender la cultura del vino a las nuevas generaciones y a los no consumidores.

Las Bodegas Paco García cuentan con 40 hectáreas de viñedo propio, divididas en 7 fincas en la zona central de La Rioja. La edad media de los viñedos es de 30 años, aunque algunos alcanzan los 80 años y el suelo es arcilloso-calcáreo.

Es una bodega con un claro enfoque innovador y que dedica recursos a I+D+i, pero sin dejar de lado la tradición que bien conocen, ya que es una bodega familiar.

El edificio de la bodega cuenta con  1.800 metros cuadrados, edificados en un terreno de 24.000, en el pueblo de Murillo de Río Leza, a sólo 17 km de Logroño y a 420 metros de altura.

Está situada donde se unen los ríos Leza y Jubera, y limitada al noroeste por la Sierra Cantabria y al suroeste por los montes de Clavijo.

mapa de la Rioja

Murillo, La Rioja
Murillo

Dónde lo tomé

restaurante o sendeiro
O Sendeiro

https://osendeiro.com/

981 58 71 96 Santiago de Compostela. A Coruña

MUSICANDO

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.