¿QUÉ ES EL PROSECCO?

 

El prosecco es un vino espumoso, el de mayor volumen producido en el mundo que como verás a continuación, guarda muchas sorpresas para ti. El prosecco con burbuja fina o abundante, seco o más suave, ligero o más complejo…

En este artículo decataencata.com te cuenta sus peculiaridades.

Con cerca de 25.000 hectáreas de viñedos, muy cerca de Venecia, en el norte de Italia (Friuli y Véneto) se elaboran grandes volúmenes de este vino espumoso.

El Spritz fue el catalizador y el difusor del prosecco, este aperitivo a base de aperol y de prosecco, fue el auténtico democratizador del consumo de este vino espumoso en los últimos tiempos. Mucho más barato y asequible que otros vinos espumosos, más allá de codificaciones y encasillamientos.

El prosecco está cada vez más presente en las cartas de los restaurantes y de la red HORECA en general (Hostelería, restauración y cafeterías.

Prosecco / proseccos

Sin lugar a dudas se trata de bastante más que un componente/ingrediente del Spritz, es un vino espumoso que sorprende por su riqueza de facetas y matices.

En Italia existen proseccos frizzantes y espumosos, pero también cuentan con proseccos tranquilos.

El prosecco spumante tiene chispa. Su segunda fermentación tiene lugar en cubas cerradas según el método charmat.

Pero muchos proseccos se elaboran utilizando el método champenoise, en el que la segunda fermentación acaece en la propia botella. Siendo más refinados, con una burbuja discreta, los proseccos frizzantes, cuya condición se explicita en la etiqueta.

El precio

La zona de producción del prosecco es dispar. Así, los viñedos de altura se hallan dispersos sobre el terreno elevado disponible que limita los rendimientos. Por otra parte, los viñedos de llanura con producción masiva y menores costes de producción.

Diversidad territorial que explica las grandes diferencias en precio. El coste de los proseccos oscila, la mayor parte de las veces, entre los 3,50 euros y los 25 euros para la gama muy alta.

El sabor

Ten cuidado, ya que existen varios estilos de prosecco que dependen de su contenido en azúcar. El prosecco crudo, es el más seco y el más común. El extra seco, tiene un nivel de azúcar residual de entre 12 y 15 gramos. Es muy popular como aperitivo. Resulta muy fresco, activa las papilas gustativas. Más delicado y complejo es el prosecco frizzante que chispea con su abundante y fina burbuja, más propio del estilo y del arte de vivir italiano. La botella se cierra con una cápsula y con un corcho. Si vas a elegir alguna marca, opta por referencias elaboradas en orgánico o en biodinámico. Hay que beberlo fresco pero no helado, en torno a los 8-10 º C. No te importe si observas el color ligeramente alterado puesto que es propio de este tipo de vino.

Dos métodos para servirlo

  1. El primero es verterlo lentamente en la copa, asegurándose de que las levaduras permanezcan en la botella.
  2. El segundo requiere verterlo completamente en un decantador helado después de agitar la botella. Con ello se favorece la oxigenación del vino, vuelve a poner las levaduras en suspensión y le permite expresar todo su potencial aromático.

Y ahora, pruébalo…

prosecco

MUSICANDO

Enlaces relacionados :

La fotografía

Agria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.