PROTEGER EL VINO DEL CALOR

Cada verano, hay que tenerlo en cuenta. Cuando el mercurio (ya prohibido en la CEE) supera los 30ºC, los vinos que guardas corren el riesgo de estropearse con el calor. Vamos a reiterar algunos consejos para proteger el vino del calor ahora que ha llegado el verano y el termómetro está alto.

En verano las botellas sufren

Conservadas a temperatura ambiente, las botellas de vino están expuestas a riesgos de oxidación y de envejecimiento prematuro, en verano. Las temperaturas elevadas que superan la barrera de los 30ºC o las variaciones importantes de calor/frío, el desplazamiento y los viajes en coche portando vino y mantenerlo estacionado a una temperatura de 35ºC.

Bajo el efecto del calor, el tapón se deseca, el vino filtra y se oxida.

El otro enemigo, la luz, la exposición al sol facilita la tendencia a degradar los taninos del vino y a acelerar su maduración. Se habla entonces del sabor a luz que confiere al mismo aromas de reducción (a huevo podrido o a coliflor), disminuye la intensidad aromática frutal e intensifica la decoloración en especial de los cavas y de los champanes. Para proteger el vino del calor, el vino deberá mantenerse en ambiente oscuro. Evitar almacenar el vino en la cocina o en el salón, salvo que se conserve en el armario de vino con tratamiento anti-UV.

Cabe recordar que la temperatura ideal para conservar el vino se halla entre los 11 y los 16ºC, durante todo el año.

Las fluctuaciones de temperatura que ponen en riesgo la calidad del vino no deberán ser inferiores a 10ºC en invierno y a 25ºC en verano, el habitáculo deberá ser fresco y evitar ambientes sobrecalentados. Si no posees una auténtica cava en la que se pueda mantener una temperatura entre los 11 y los 16ºC, con una higrometría en torno al 70%, sería bueno pensar en adquirir un armario de vinos que regule la higrometría y asegure una temperatura estable en torno a los 13ºC , para conservar el vino al abrigo de la luz, proteger el vino del calor, evitar vibraciones y filtrar los olores.

Vacaciones con mi vino o sin él

Para esos desplazamientos inevitables y, en caso de tener que enfrentarnos a altas temperaturas, deberán utilizarse sistemáticamente bolsas isotérmicas y refrescar antes el coche con la ayuda del climatizador, previamente a colocar las botellas en él. Mantener las botellas verticalmente y reducir al máximo el movimiento del vino en el interior de la botella. Lo mejor es comprar el vino en el destino al que nos dirigimos con el objeto de evitar poner en riesgo la calidad del vino a transportar sobre todo en trayectos largos.

Y si quieres proteger el vino del calor durante la ausencia vacacional, recuerda que existen espacios de almacenamiento disponibles, bien en vinotecas especialmente diseñadas para ello o en locales en que los que se mantienen a una buena temperatura.

Hoy en día, con la carestía de la vida, se puede aplicar el just in time, realizar la compra del vino de forma contemporánea, consumiendo con moderación y planificando a corto, con la ayuda de nuestras carteleras del vino, que con cadencia mensual te ofrecen la mejor relación calidad/precio de la oferta del mercado compostelano.

La fotografía

capilla 

La capilla de Saint-Michel de Brasparts se salvó del fuego, pero no la vegetación de alrededor, durante el incendio que prendió el lunes, en las montañas de Arrée (Finisterre). Vincent MICHEL/PHOTOPQR/OUEST FRANCE/MAXPPP

La Bretaña francesa quemada

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.