¿POR QUÉ LOS VINOS FRANCESES RESISTEN MEJOR LA COMPETENCIA?

botella de vino francés

La novena edición de la Wine Trade Monitor* describe las tendencias y las perspectivas del mercado del vino a nivel mundial. Más de mil profesionales de todos los países aportan su opinión y visión personal de la evolución del sector de acuerdo con los datos del año 2021.

 Enlaces relacionados :

Si observamos los datos de la Organización Internacional del Vino (OIV) sobre la producción y el consumo, la estabilidad constatada no refleja las variaciones entre un país y otro. El trío de países que son los principales productores mundiales , lo forman Italia, España y Francia. En el año 2021, Francia ocupó la tercera posición, con un descenso del 27% de su producción respecto al 2020, consecuencia de una cosecha desastrosa presidida por las intensas heladas que asolaron los viñedos en el mes de abril, seguidas de las fuertes lluvias estivales con granizo y la aparición del mildiu, con el consiguiente impacto negativo en las ventas de los diversos mercados que obligó a buscar alternativas como recurrir a variedades de uvas y a estilos de vino parecidos, surtidos por los viñedos del hemisferio sur, cuyas cosechas fueron buenas.

Exportaciones récord

Por otra parte, la basculación de los mercados debido al sistema de tasación creado por la administración Trump instaurado en el año 2019 y suspendido en marzo de 2021, así como el Grexit afectaron profundamente los mercados internacionales. Los países anglosajones, son el meollo y el corazón del mercado, a pesar de no ser grandes productores, si mueven un gran volumen de importaciones para satisfacer su consumo interior. Y, a pesar de todo ello, el segundo semestre mostró un récord de exportaciones francesas. En el primer trimestre del 2021, las exportaciones registraron un incremento del 42,8% en relación al 2020 (y de un 8,6% en relación al 2019), gracias a que numerosos compradores aprovecharon la suspensión de las sanciones para relanzar sus compras, reconstituyendo sus stocks bastante bajos por cierto. En cuanto a las tasas chinas penalizadoras de los vinos australianos, también dieron un impulso a las compras de vinos franceses de media gama y a los Burdeos de la mano de su prestancia internacional.

Casi todos los países clasifican a los vinos franceses en primer lugar en términos de imagen, especialmente para un consumo dirigido a las grandes ocasiones/celebraciones, apoyados por criterios de cantidades disponibles, de constancia y de calidad, así como que tienen en cuenta criterios climáticos y medioambientales en especial los vinos “bio” con criterios regionales de origen. Por otra parte, la innovación por ejemplo las gamas seductoras orientadas a los consumidores jóvenes. No obstante, es Italia quien capta mejor a los nuevos consumidores con vinos considerados de mayor tendencia, con packagings atractivos.

Los vinos tintos continúan siendo los más vendidos en el mundo pero se constata una evolución hacia una mayor variedad de colores en los últimos años, como es el aumento del consumo de los rosados sobre todo en los mercados americanos de forma muy exitosa.

Lo digital se impone

Este incremento se debe en parte a la ausencia de productos de calidad en estos países, en los que predomina la producción de zinfandel, muy dulces y coloreados, a diferencia de los rosados pálidos de la Provenza que han supuesto una novedad. Sin olvidar la publicidad llevada a cabo con estos vinos merced a las estrellas de cine americanas (Angelina Jolie y Brad Pitt con propiedades en la región). Lo que ha supuesto para una sola bodega (Château d’Esclans) por sí sola un 35% del mercado de rosados de la Provenza en los Estados Unidos de Norteamérica. Han sabido trasladar la imagen de bebida para momentos de relax, que representa cierto estilo de vida y de logro de éxito. Pese a la penetración lenta del novedoso vino naranja, ya toman carta de nobleza en determinados mercados, especialmente en el Japón en donde la producción de vino todavía es anecdótica respecto a la mundial.

Respecto a los vinos blancos, tres son las regiones francesas que quedan bien situadas: el Loira, el Languedoc y la Borgoña. Los del Loira son muy apreciados en el mercado anglosajón, con buenos precios y vinos estrella tal como es el Sancerre, que tiran fuerte. Por otra parte el Languedoc es ya un actor principal en la escena vinatera internacional, por mor de su mejora cualitativa constante. Los mercados asiáticos por su parte siguen apostando fuerte por los vinos de Borgoña.

Mientras tanto habrá que aligerar los stocks y los altos precios ligados a unas cosechas mediocres. Una situación de penuria que puede hacer correr el riesgo de decantarse hacia otras A.O.C (Denominaciones de Origen) tales como Burdeos y los vinos del Ródano, en donde se dispone de volúmenes importantes para la venta.

En el escenario internacional destacan como competidores de los vinos franceses: los excelentes vinos de Rueda con cantidades disponibles importantes, el vino verde portugués, ambos con una intención/tendencia de compra cada vez más creciente. Los vinos de Mendoza (Argentina) son particularmente apreciados por el mercado británico.

Una tendencia compartida por todo el elenco de actores del vino es que el mundo digital se impone. Así, el 75% de los operadores llevan a cabo parte de sus ventas online, especialmente en los países anglosajones. Más de un tercio de los operadores canadienses y americanos llevan a cabo hoy más del 20% de su cifra de negocios de forma online, un formato que se está generalizando en los mercados mundiales.

MUSICANDO

La fotografía

capirotes de la semana santa de Sevilla
Los capirotes en la Semana Santa de Sevilla 

Sopa Images/SPUS/Abaca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.