¡POR FÍN!, ASÍ REPOSAN GARGANTÚA Y PANTAGRUEL

François Rabelais, Gargantua, Lyon, Denis de Harsy, 1537.jpg
Gargantua y Pantagruel

De anonymous Book: Rabelais – http://de.wikipedia.org/wiki/Datei:François Rabelais, Gargantua, Lyon, Denis de Harsy, 1537.jpg, Dominio público, Enlace

Gargantúa y Pantagruel es un conjunto de cinco novelas escritas en el siglo XVI por François Rabelais, en francés. Narra la historia de dos gigantes: Gargantúa, y su hijo Pantagruel, y sus aventuras, escritas de forma satírica, entretenida y extravagante. Hay gran crudeza y mucho humor escatológico, además de una buena dosis de violencia. Largas listas de insultos vulgares llenan varios capítulos.

 Si te has salvado de las gargantuescas comidas de Navidad, felicitarte por ello. Con tan sólo unas sencillas reglas puedes salvar a tu organismo del cataclismo estacional.

La culpabilidad y los remordimientos tras las transgresiones, que acuden suavemente a nuestro recuerdo personal, esa reiteración con el foie gras, esas varias copas de champán, cava o espumoso, no deben enfermarnos y aún menos iniciar medidas alimentarias drásticas y, si en cambio tener reflejos para actuar inteligentemente. Vamos a ver unos breves consejos y trucos para lograr la deseada “normalidad” sin reprimendas:

Sin culpabilizar: cuestión inútil, puesto que se trata de un momento puntual, de placer y de compartir, de disfrute que en ningún caso va a provocar un incremento de peso. Conviene no olvidar que: la privación favorece la tentación.

¿Qué otras cosas hacer?

No necesariamente hay que comerse todo, para eso está el congelador o el altruismo dirigido a familiares y amigos. Recordar que lo importante son las cantidades y las medidas.

Todavía queda la noche vieja y la comida del día 1 de enero con que saludar el año nuevo.

Hay que evitar el picoteo, para ello basta con poner la oreja y escuchar a nuestro estómago y tripas, comer simplemente como se dice en Francia, “à sa faim”, si se tiene apetito.

Para reposar el organismo de la digestión forzada, nada mejor que recurrir a los potajes, a las sopas y legumbres ligeras que suponen un aporte proteico sano, “suave que me estás matando”.

El desayuno de hoy día 26 debe ser muy ligero pero nunca debe saltarse para no tener sensación de hambre antes de tiempo.

Seguir el ritmo de las comidas pero cuidando las cantidades es algo esencial desde el punto de vista nutricional.

Activar el organismo practicando ejercicio físico suave

 Nada mejor que realizar ejercicio físico suave (andar esos 10.000 pasos diarios recomendados) oxigenarse bien, hoy por ejemplo, 26 de diciembre; para quien prefiera practicar jogging con 20 minutos le vale.

Hidratación adecuada

Beber líquidos es una de las mejores medidas  en estos días, es indispensable beber abundante agua para compensar el exceso de sal de la dieta y el efecto deshidratante del alcohol del vino y de las bebidas. Zumos, infusiones, té, potajes, sopas, las bebidas healthy (Aquarius, siempre con moderación), pero sobre todo el agua, esa bendita agua, que va a incrementar la velocidad de filtración glomerular de nuestros riñones, eliminando excesos proteicos (purinas), glucídicos y de toda índole, tanto si se ha abusado dieteticamente o no.

Preparar el año nuevo

Y, recordar que, todavía andan de camino a Belén los Reyes Magos de Oriente, por lo que aún hay que superar la San Silvestre y el 5 y 6 de diciembre, festividad de Melchor, Gaspar y Baltasar, que para no privarnos, nos traen sopas, caldos (con poca grasa), potajes y salud…Recuerda beber agua en abundancia y para los que tengan o no cálculos renales, aguas blandas, con muy escaso contenido mineral, son excelentes con moderación, las Pedras Salgadas portuguesas y nuestra Solán de Cabras o la más cercana a nosotros, la de Sousas.

Enlaces relacionados

Feliz Noche Vieja, Año Nuevo y festividad de Reyes.

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.