¡PELIGRO! INACTIVIDAD

cerebro 

Los pensamientos negativos emergen cuando la pasividad nos invade y no realizamos actividades placenteras.

 Nuestro estado anímico es el resultado de balancear la cantidad y la calidad de actos positivos y negativos.

Cuantas más cosas saludables y placenteras llevemos a cabo, más salubre y hedonista será nuestra vida y por tanto mejor será nuestro ser, el estar pero sobre todo el bienestar.

En estos momentos, con estados anímicos bajos por motivos que a nadie se les escapan, incrementar actitudes y actividades positivas es clave.

Como bien sabes, existe una correlación causal y directa entre el número de actividades agradables que llevamos a cabo y la calidad de nuestro estado de ánimo, visible y notorio en el día a día.

Usualmente los días más dichosos de la semana, para la mayor parte de los mortales, son aquellos en los que más actividades placenteras llevamos a cabo, ergo, los fines de semana, esos sábados y domingos tan anhelados a lo largo del trayecto de lunes a viernes, que solemos dedicar a la práctica deportiva pese al frío reinante, a compartir con precaución la amistad y el afecto, a disfrutar del exterior y tantas y tantas otras cosas que nos eleva el espíritu y el ánimo.

Todo ello se amplifica con el descanso vacacional, lejos de los agobios laborales y de la vida misma.

Y, esa Ley de Murphy, que siempre se supera, de que cuanto más tiempo poseemos, más lo perdemos, pensando en todo aquello que tiene un tono desagradable y provoca a nuestra mente, con pensamientos desagradables que acaparan nuestra atención.

Falta de eficacia y desplazamiento van a ser las sensaciones que coparán nuestro tiempo por dejar de realizar actividades que nos den gusto, gusto del bueno, evitando aislarnos y así recibir refuerzo social y la compañía que requerimos para la buena vida.

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.