Obsolescencia programada

¿Qué es la obsolescencia programada?

Se trata de un problema de dimensión global con un alto impacto medioambiental contra el que luchan gobiernos y organizaciones, También representa un problema económico para los usuarios, obligados a retirar dispositivos que todavía pueden ser de utilidad.

La obsolescencia programada consiste en la programación del fin de la vida útil de un producto tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante del mismo.
De esta manera, pasado ese período el producto queda obsoleto. Este hecho es más evidente en dispositivos electrónicos, donde los ciclos de producción son cada vez más cortos.

Esto es debido a que el mercado está en continua evolución y desarrollo.

Consecuencias

  • Medioambientales: Esa necesidad de producir se traduce en un abuso de los recursos naturales. Pero también por la cantidad de residuos de basura electrónica producidos, alrededor de 40 millones de toneladas anuales de productos mayoritariamente tóxicos.

Tanto los gobiernos como diversas organizaciones, como la ONG Amigos de la Tierra o la Fundación Feniss (Fundación Energía para la Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada) están empezando a tomar medidas desarrollando programas para hacer frente a este problema:

  • Estableciendo medidas para que los productos se fabriquen respetando los criterios medioambientales y cumpliendo los criterios de calidad.
  • Creando certificaciones que premien a empresas responsables con el medio ambiente.
  • Realizando labores de concienciación y sensibilización.

En cuanto a los soportes digitales, como ordenadores, «smartphones», también se están planteando medidas disuasorias más difíciles de concretar e identificar. En la actualidad la obsolescencia programada la marcan los programadores de aplicaciones, que demandan determinadas características al dispositivo para poder funcionar correctamente. Por ejemplo, las últimas actualizaciones de WhatsApp que han dejado atrás a muchos terminales Android que funcionaban perfectamente.

Medidas para alargar la vida útil nuestros dispositivos

  • Ordenadores: no utilizar el software de último desarrollo si no es imprescindible; por ejemplo Microsoft ha dejado de dar soporte en 2015 a Windows Vista, que fue desarrollado en 2007, lo más conveniente es utilizar un software acorde con nuestro hardware; para eso se recomienda desactivar las actualizaciones automáticas y leer con detenimiento lo que implica cada una de ellas antes de activarlas.
  • Smartphones y tabletas: adquirir los nuevos dispositivos con última versión de Android o iOS, y si son antiguos, chequear qué versión tienen y no actualizar si el dispositivo no tiene capacidad suficiente. Con smartphones y tabletas no es fácil evitar las actualizaciones ya que muchas apps dejan de funcionar si no se actualizan, lo recomendable es tener instaladas únicamente aquellas que se vayan a utilizar, para no sobrecargar la memoria y mejorar el rendimiento del dispositivo.

Webs relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.