O RIBEIRO (GUÍA PECULIAR DE LOS VINOS DE ESPAÑA)

Ribadavia, capital del Ribeiro Foto extraída del artículo sobre Ribadavia en https://lugaresconhistoria.com/ribadavia-ourense

 

O Ribeiro, o viño da cultura/a cultura do viño

Antes de entrar en el paisaje, historias y vinos del Ribeiro debo nombrar una obra “cumbre” en su conocimiento y, relativamente reciente, cual es O Ribeiro, o viño da cultura/a cultura do viño, de Mirabel Editorial, S.L, coordinada por Xosé C. Sierra Rodríguez, con la dirección editorial de Xosé Ramón Fandiño Veiga y de Xenaro Martínez Castro, y la fotografía de este último, de Santiago Míguez Amil y del Arquivo Fotográfico do Museo Etnolóxico de Ribadavia, con ilustraciones de Rafael Cardoso Cabrero, diseño y maquetación de Carlos Crespo, impresión de Gráficas Anduriña, S.C.G y fotomecánica de Sixpress Color,S.L.L. Obra prologada por Francisco Fernández del Riego, Presidente de la Real Academia Galega. Obra digna de lectura y motivo de regocijo, que debiera ser guía o mater amabilis para otras Denominaciones de Origen.

ISBN.: 84-931983-0-7. Depósito Legal: PO-461/2001.

Un poco de historia

Se sabe, por el testimonio de Estrabón, que hacia la mitad del siglo II a.C, había poco vino en este territorio, que por cierto se consumía aprisa con buena comida.

Fuera lo que fuese cuando llegaron los viñedos a este espacio, los monjes sabios y laboriosos, enriquecieron el país fijando a las personas sobre el terruño, dándoles el terreno por casi nada para que planten vides.

En los siglos XV y XVI el vino se transforma en una de las mayores riquezas de Galicia, en donde se cultivan y elaboran con intensidad y perfección, gozando de gran prestigio en el exterior, se exportan a Inglaterra, Francia, Portugal y a Italia, mediante transporte fluvial con balsas, en carruajes, para su embarque en los puertos de Viveiro, Ribadeo, Viana do castelo, entre otros. Este fecundo pasado comercial quedó reflejado en escritos reseñables figuras tales como el Conde de Gondomar y Don Pedro Antonio Sánchez, el cual explicaba al monarca Carlos III, las razones que avalan  la navegación a través del río MIño.

Al margen de ello, el Avia, el Arnoia, el Támega, el Navea, el Bibei… El Miño, en su discurrir, se halla presente en ambos Ribeiros y sigue manteniendo su presencia en el Condado y la finaliza en el valle del Rosal. El río Sil también tiene su protagonismo en la zona de Valdeorras. Sin olvidar otros ríos tales como el Umia, el Ulla o el mandeo.

El otoño colorea este edén de ocres magníficos, oros y violetas de los sarmientos.

Antes de la invasión filoxérica, existían variedades nobles y caldos portentosos, guardados al fresco de las entrañas del roble. Era tiempo de arrieros que con sus recuas de mulos, transportaban a Santiago los vinos escogidos.

Historia de Galicia

Con una paleta extensa de colores: blancos, casi albinos, amarillos biliosos, dorados rococó, granates y espesos negros (según cuenta Fernández del Riego en su introducción) explica la gran variedad cromática, de aromas y de sabores de los caldos.

En su falsa acidez amagan deliciosos sabores y aromas. El genio gallego ama imaginativo, con gusto, con fuerza y gracia. El vino ayuda a despertar la expresividad, la exaltación lírica y cierto regusto humorístico del vivir, notas singulares, peculiares de la forma de ser gallega.

Puede decirse que los clásicos ribeiros forman en la Galicia Centromeridional, cuatro tierras de tradición ilustre. Son las del Avia y del Miño, la del Sil en Valdeorras y, la del Támega en Monterrey. En los que quisieron tener propiedad y foro todos los poderosos del país. Entre los muchos: los monjes de San Martín Pinario y los Condes de Altamira. Los del Avia y del Miño casi conjuntan su futuro, finamente matizado en la vega del Ventosela.

La lectura de la obra nos ofrece una visión completa del terruño estudiado,  así filólogos, geógrafos, historiadores, etnólogos, expertos en agronomía y en enología hablan cumplidamente de este territorio amplio, culto y profundo.

Desde siempre se consideraba el Ribeiro propiamente dicho, como una cuenca que abarcaba el río Avia, desde Carballiño hasta Ribadavia, pero lejos de la realidad.

En el vecino pueblo de San Clodio existe una ruta marcada hasta el antiguo Monasterio benedictino, que a lo largo de la historia ejerció un extraordinario influjo en la plantación de los viñedos, en la regulación de los precios y en la cosechas.

D.O. RIBEIRO

Localización

En la parte occidental de la provincia de Orense. La zona de producción engloba a 13 municipios de esta región regada por el Miño y sus afluentes, el Avia y el Arnoia.

Enlaces Relacionados

Clima

De tipo atlántico, con temperaturas bajas en invierno, cierto riesgo de heladas en primavera y altas temperaturas durante los meses de verano. Las precipitaciones oscilan entre los 800 y 1.000 mm anuales.

Suelos

Son, principalmente graníticos, profundos y ricos en materia orgánica, aunque en algunas zonas predominan los de tipo arcilloso. El viñedo ubicado en zona de laderas puede alcanzar mayores calidades en los llanos.

Variedades

  • Blancas: treixadura, torrontés, palomino, godello, macabeo, albilla, loureira y albariño.
  • Tintas: caiño, alicante, sousón, ferrón, mencía, tempranillo y brancellao.

 

Estructura productiva

5.500 viticultores registrados, 115 bodegas y cosecheros representan la estructura productiva de la D.O. 2.500 hectáreas de viñedo y una producción de 14 millones de kilos de uva.Esta D.O. se caracteriza por su gran parcelación y diversificación.

Representa la esencia gallega por sus paisajes, territorio y factor humano. Pudiera llamarse el Patrimonio Vitivinícola de la Humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.