¿CON QUÉ VINOS MARIDAR LA COCINA CHINA?

Sabores exóticos, azucarados-salados, platos con frito y especias… La cocina asiática es rica y variada, pero desde el punto de vista enológico, los maridajes representan un auténtico desafío. Casi da la impresión de estar fuera del tiesto, pese a ello vamos a ver cómo lo hacemos.

Los raviolis al vapor, denominados comúnmente “dim-sum”

Es uno de los entrantes más populares en China. Se trata de unos raviolis al vapor con una masa muy fina guarnecida con camarones, carne de res o cerdo. Para este plato tradicional su mejor acompañante es un vino blanco seco. Un sancerre o chablis por ejemplo, si nos hallamos en Francia. Por asociación con la suavidad de esta pasta fina, podemos apelar también a un blanco fino, delicado y afrutado en boca. Este puede ser un Côtes-du-Rhone blanco o uno del valle del Loira como un Vouvray seco, por ejemplo.

Si me hallo en mi tierra, un Clave de Sol, de Covinca, Longares  (D.O Cariñena), (Zaragoza), chardonnay, más que excelente.

Clave de sol. Chardonnay.

Pato glaseado: el símbolo de la cocina china

Plato tradicional originario de Pekín, exige intensidad, fuerza y frescor con el objeto de lograr un maridaje refinado. Es uno de los pocos, por no decir únicos platos de comida china con los que se puede asociar un vino tinto ligeramente tánico.

Crujiente y delicado, este plato marida muy bien con los pinot noir, de hermosa intensidad como un Pommard o un Volnay. Estos son dos vinos situados entre la fuerza y la finura. También marida muy bien con los vinos tintos de la Provenza, muy especiados que acentúan la finura del pato. No olvidemos nuestras garnachas, en especial esos formidables cariñenas que siempre nos esperan. Si estamos con nuestros vecinos portugueses, son ideales los vinos de la península de Setúbal ( por ejemplo Adega Cooperativa de Pegôes). Su Syrah de colheita seleccionada, es memorable para estos casos.

Los platos caramelizados: un gran clásico en China

En la gastronomía China hallamos una muestra importante de platos azucarados/salados (agridulces) Son estos el cerdo caramelizado, pescados y carne de res, todos ellos muy apetitosos. Las carnes de cerdo maridan muy bien con vinos blancos suaves muy concentrados tipo Sauternes, que prevengan sensaciones dispépticas (síndrome de la cocina China). El maridaje perfecto: suave, con ligera acidez, como los vinos alsacianos de cosechas tardías, o bien un Coteaux-du-Layon por ejemplo.

Un Viñarroyo. Verdejo de Rueda, con fuerza y frescor hará nuestras delicias también. Excelente relación calidad/precio (5,88 €).

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.