MARIDAJES RAROS

pastel 

El vino tinto se toma con la carne y el blanco con el pescado, ¿y el cava, el champagne o los espumosos? ¿con el aperitivo, con el postre? Los maridajes van más allá de estos clichés sin lugar a dudas.

Hoy desde decataencata.com os proponemos unos maridajes poco frecuentes y con vinos poco conocidos. ¡Tomando nota como Juncal!

Vamos a ver qué pasa con los espumosos, cavas o champagnes.

Empecemos por el principio. El champagne tradicional tal y como lo conocemos se compone de tres variedades de uva: el chardonnay, variedad blanca, el pinot noir y el pinot meunier, ambas son variedades tintas.

Conocido sobre todo para acompañar el aperitivo, el champagne o el cava maridan con la mayor parte de los platos. Nosotros aconsejamos maridarlo con el pescado, la carne blanca y la carne de ave en general. En este caso solemos optar por un Blanc de Blancs, es decir un champagne compuesto exclusivamente de una variedad de uva blanca como es la chardonnay. Pero si se prefiere un plato más consistente, elegiremos mejor un Blanc de Noirs, elaborado con uvas de pinot noir,  de pinot meunier o un ensamblaje de ambas.

En cuanto al queso, sed prudentes, la prudencia es la mejor consejera. Si se es amigo de los quesos blandos, tales como los brie y camembert franceses o bien de Saint-Nectaire, de Reblochon o de Gaperon, es mejor apostar por un vino tranquilo.

Vinos tranquilos

Contrariamente a lo que se cree, el vino blanco marida o liga muy bien con el queso blando. El cava y el champagne dos serios adversarios del vino blanco cuando elegimos comer quesos blandos. El dulzor de un queso de cabra fresco marida muy bien con un vino blanco fresco y afrutado: una auténtica explosión de sabores en boca. Y si se quiere lograr mayor exotismo, elige un queso de pasta azul.

Los vinos blancos también casan bien con platos especiados de cocina tailandesa, un curry hindú o con un tajine marroquí.

¿El vino tinto con pescado? ¡Quieto parado! Pues también, un sí rotundo. Todo vino escasamente tánico o con taninos muy diluidos. Mención especial merecen los vinos viejos elaborados con pinot noir, dado que con el envejecimiento el vino desarrolla taninos más suaves y sutiles.

Valgan estos apuntes y pistas para que puedas salir de tu zona de confort en materia de degustación. No hay que atarse a las ideas preconcebidas fruto de nuestra propia experiencia y educación culinaria dejando libre la imaginación. ¿Quién sabe si vas a descubrir un maridaje revolucionario?

Enlaces relacionados :

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.