MACHISMO Y GASTRONOMÍA

 

Sin desmerecer en modo alguno la importancia de la nutrición, la dieta del plato y la multitud de aspectos relacionados con su ámbito, la carga histórica de esta tarea hogareña, de una gratitud efímera, ocasionalmente reconocida y siempre exigida, esencial en nuestra vida y con una remuneración ausente, circunscribiendo a la mujer a “sus tareas” o al “ama de casa” de antaño, evitó la emancipación de la mujer y su inclusión en el mercado laboral, así como el de una percepción salarial que pudiera asegurarle un mínimo respaldo económico en sus postreros años.

 

Algo va cambiando en el mundo educativo, así en nuestra Compostela, existen ya centros de enseñanza de educación Preescolar y de Educación Primaria, con metodologías docentes avanzadas en las que se enseña y aprende sin distinción de raza, sexo, religión ni ideología, algo tan primario como la tierra, las plantas, las hortalizas, los animales domésticos, la nutrición, la cocina, la vida, el mundo, el universo y ser feliz.

En una sociedad compartimentalizada, fragmentada, como la actual es imprescindible el desarrollo de metodologías educativas más horizontales y en cuyo centro se resitúe el ser humano y su “nutrición” saludable y sostenible en los diversos órdenes vitales.

Un último apunte, la noticia: “El Foro de Davos se atasca con la igualdad de género, destaca que la representación femenina de la delegación española se queda en un escaso 15%, en una cita destinada a promover la igualdad. De los 3.000 participantes en el evento, tan sólo el 21% son mujeres. De seguir la tendencia actual, la igualdad de género no se conseguirá hasta dentro de 100 años.

Creo oportuno valorar las palabras que usualmente utilizamos y, a las que añadimos juicios de valor con una facilidad pasmosa.

Vamos a ver que nos dice el diccionario enciclopédico: igual es un adjetivo que indica que no difiere de otro (y va a ser que no), sí, somos distintos, al ver. Semejante: muy parecido; dícese de la persona de la misma clase, condición, etc., que otra u otras. Igualar: ser una persona o cosa igual a otra. Tratar alguien a otros como si fuesen de la misma categoría que él. Igualitarismo: corriente social del pensamiento que preconiza la supresión de las diferencias sociales. La singularidad (particularidad), en lingüística señala a una sola persona, una sola cosa o un solo conjunto de personas o cosas.

¿Qué nos dice al respecto del género?: especie, conjunto de cosas semejantes entre sí por tener uno o varios caracteres esencialmente comunes. Característica gramatical de los nombres por la que se dividen en masculinos o femeninos y que se corresponden con el sexo o con una clasificación arbitraria.

Dice Marisa Kohan (@Kohanm(#) en su artículo del día 24.01.2018: “No se puede decir que no lo hayan intentado. A lo largo de los últimos años el World Economic Forum (WEF), conocido comúnmente como el Foro de Davos, se ha empeñado en hacer de la igualdad de género una de sus banderas. Si bien la lucha por la equiparación de las mujeres en el mundo laboral y económico no va por el camino correcto, aún a pesar de títulos rimbombantes como el de “crear un futuro compartido en un mundo fracturado” (el futuro suele ser la antesala de núnca).Aún a pesar de que la totalidad de co-presidencias (7) estuvieron ocupadas por mujeres, con Erna Solberg, primera ministra noruega, encabezado por Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Internacional de Sindicatos, Fabiola Gianotti, Directora de la Organización Europea para el Análisis Nuclear, Isabelle Kocher, Consejera Delegada de la empresa energética ENGIE, Ginni Rometty, presidenta ejecutiva de IBM y Chetna Sinha, presidenta de la Cooperativa de Crédito Mann Deshi.

Pese a sus esfuerzos han tenido un impacto escaso en la decisión de las empresas, gobiernos y organizaciones participantes.

De los cerca de 3.000 asistentes al foro 2017, las mujeres sólo representaron un 21%. Así, difícilmente se cerrará la brecha salarial. La participación española en descenso épico por debajo de la media global, con una representación “llamativa”: 20 personas, políticos y empresas del IBEX. De ellas tres son mujeres: Ana Patricia Botín presidenta del Santander, Gloria Fluxá, co-vicepresidenta ejecutiva del grupo Iberostar y Arancha González, Directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC), pues qué bien.

El WEF estima que la disparidad injusta y alegal/ilegal de la brecha decisoria, representativa y ejecutiva no se cerrará hasta dentro de 217 años, es decir, hasta 2234, ¡largo me lo fías!

Frase a recordar: “la justicia operará en el mundo en el momento en que una mujer mediocre tenga las mismas oportunidades y posicionamiento económico y social que el de un hombre mediocre”.

¿Cuántas mujeres existen al frente real de entidades económicas, financieras y políticas en el mundo mundial?

Pero, retornemos a la cocina en general, dado que en la “cocina económica”, la marginalidad, pese a lo que se diga y escriba sigue presente.

En el artículo del Comidista de Mikel López Iturriaga del 23.01.2018, sobre discriminación, escribe: “Pocas cocinas con mujeres al mando. Congresos con escasa presencia femenina. Premios concedidos las más de las veces a hombres. También acoso.

El machismo existe, por desgracia, en todos los ámbitos de la sociedad. Pero quizá en ninguno se dé una paradoja tan grande como en la gastronomía: mientras las mujeres han sido las que han cargado históricamente con esta tarea en los hogares, los “chefs” más reconocidos son casi siempre hombres.

Cifras: Repito las cifras por lo que evidencian: sólo un 9,2% de los restaurantes con estrella Michelín de España cuentan con mujeres a su mando. L@s “chefas” ganan un 28,3% menos que los chefs. (Según un estudio reciente llevado a cabo por la Universidad Politécnica de Valencia). Imagino que la comida (¿vaya, es femenina!) estará a su nivel en ambos casos.

En los congresos y encuentros “co/ulinarios”, es abrumadora la presencia de hombres. Las fotos de los premiados en los galardones gastronómicos, bien podrían denominarse “campos de nabos”, y determinadas instituciones ningunean la labor de las gastrónomas a través de la historia.

Vale la pena escuchar y ver el video, en el mismo artículo, en que se comparte la opinión de Carme Ruscalleda, Begoña Rodrigo y Raquel Chernicharo y otras más, para abrir los ojos y las mentes”.

La “concesión” a la mujer del deber de cuidar: poner cuidado, diligencia y atención en la ejecución de una cosa, asistir, especialmente a un enfermo, guardar, conservar, custodiar, mantener, preocuparse uno por su salud, darse buena vida, eso sí, con culpa: falta más o menos grave, cometida voluntariamente, responsabilidad, causa imputable, actitud de la voluntad de un sujeto cuyo comportamiento produce un daño al derecho de terceros. En materia penal la culpa puede ser considerada como acción efectuada involuntariamente por imprevisión, distracción o imprudencia y se admite la no voluntariedad del evento, lo que, en cambio, no se admite en el dolo; el delito por culpa es, por tanto, inferior al doloso.

Culposo/a es un adjetivo, dícese del acto u omisión que origina responsabilidades.

Pecado: transgresión de la Ley Divina, cosa lamentable, falta. Pecado original: según la teología católica, el cometido por Adán y Eva y transmitido a toda la humanidad, excepto a la Virgen María.

La manzana, es el fruto comestible del manzano, que se consume fresco o en compota, jalea o mermelada y cuyo jugo fermentado proporciona la sidra. La manzana de Adán o manzana de la discordia. Cualquier cosa que origina discusiones o luchas. Para mi Madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.