LUZ DE GAS

Gaslight

Gaslight (Luz que agoniza en España y Luz de gas en Hispanoamérica) es una película estadounidense de 1944 basada en la obra de teatro de Patrick Hamilton Gas Light. La película fue dirigida por George Cukor y contó con Charles Boyer, Ingrid Bergman y Joseph Cotten como actores principales.

Este trabajo cinematográfico, que se estrenó en Gran Bretaña con el título Murder in Thornton Square, fue el comienzo de la carrera cinematográfica de Angela Lansbury, que tenía entonces dieciocho años.

Unos recién casados se mudan a vivir a la casa de una tía recientemente fallecida. No obstante, pronto empieza la mujer a oír por las noches en su ático, unos extraños ruidos que la aterrorizan, y la presión de su marido, la atormentan hasta hacerla creer que se está volviendo loca…

El gas lighting o hacer luz de gas a una persona es una modalidad de abuso psicológico que se basa en manipular la percepción de la realidad de otro.

Si accidentalmente alguien nos dice “¿de qué estás hablando?”, “no dramatices” o “¿por qué siempre estás a la defensiva?”, quizás no deberías prestarle mucha atención y restarle importancia al asunto, pero cuando en nuestro diálogo con los demás de nuestro entorno, se reiteran estas u otras frases por el estilo, deberías activar tu sistema de alerta porque con toda probabilidad estás siendo víctima del “gas lighting”, esa forma de abuso que te puede llegar a hacer creer que vives otra realidad. Un término que nace de una obra teatral del mismo nombre del año 1938 y de su posterior versión cinematográfica estadounidense de 1944  en la que el esposo de la protagonista manipula recuerdos y objetos de su casa para persuadir a su mujer de que está enajenada, para así quedarse con su fortuna. Hoy en día la palabra se usa para identificar a personas con personalidad tóxica.

Manipular la percepción de la realidad de otro, consciente o inconscientemente, con objeto de generar el maleficio de la duda sobre su propio criterio y suplantar su voluntad.

A través de estrategias de negación de hechos acontecidos, sembrando la duda en la víctima propiciatoria, que ya no sabe qué creer, aportándole angustia, confusión y enturbiamiento decisorio.

Síntomas-guía

El conocimiento del proceso y la evolución de este mecanismo psicopatológico, es clave, observando durante el transcurso de las conversaciones y diferenciar las tres etapas de que se compone:

  • Idealización
  • Devaluación
  • Descarte

. En la primera, de idealización, a la víctima le agrada la persona que genera “luz de gas”, ya que proyecta una imagen de sí misma como la del perfecto compañero. Suele tener lugar en parejas en las que la víctima está enamorada del abusador/a, pudiendo también ocurrir en relaciones de amistad, en el ámbito laboral con compañeros, etc., con una excelente conexión inicial que nos impide ver la existencia de defecto alguno.

. En la de devaluación, la víctima pasa de ser idolatrada, a ser incapaz de hacer algo bien, pero tras haber probado el ideal, desea con desespero arreglar la cuestión.

. En la etapa de descarte, o de inicio de los problemas, el abusador no desea ni le preocupa lo más mínimo resolver la situación, tan solo puede intentar una mínima compensación con un exiguo instante positivo. Suelen ser tendentes a fosilizar las relaciones.

La reacción de la víctima

  • Bajo estado de ánimo.
  • Excesos de justificaciones.
  • Escasas relaciones y contactos sociales.

Bajo estado de ánimo

Le invade la tristeza interior y se muestra insegura. Las preguntas habituales a sí misma/o: ¿soy demasiado sensible?, me culpabilizo por la anhedonia (escasa capacidad para disfrutar de la vida) y todo ello recordando tiempos pasados, que fueron mejores.

Exceso de justificaciones

La auto justificación, pensar que quizá no es para tanto e incluso llegar a pensar que debe disculparse suele ser habitual.

Escasas relaciones y poco contacto social

Mermar la relación social por la visión negativa del círculo de amistades cercanas sobre todo ante el alejamiento de la víctima.

La solución

No es fácil romper con la persona que nos trata mal precisamente por qué la víctima no sabe cuál es el criterio o la realidad, siendo un tipo de abuso más difícil de detectar por parte de la víctima y su entorno afectivo, que incluso los abusos de tipo físico.

  • Detectar los síntomas-guía y reconocer que existe un problema, pese a que la comunicación con la pareja sea muy defectuosa, es una de las claves para solucionar aquel. Comunicar con libertad, decir abiertamente lo que se piensa y no sentirse culpable por ello. La responsabilidad es de ambos, no hay lugar para las justificaciones excesivas y no pedir disculpas.
  • Reforzar los sentimientos, nadie, absolutamente nadie puede ni debe decirte qué emociones puedes tener ante ciertas situaciones y no hay que disculparse por estar triste o ser sensible.
  • Recuperar las relaciones sociales y solicitar ayuda, te harán sentir mejor, incrementan tu autoestima y te ayuda a ver las cosas con otra óptica y otro punto de vista. “Un mismo paisaje, se ve de forma distinta y según cada persona”.

Fraseología utilizada por el abusador/a

“Reaccionas demasiado a las cosas”, “necesitas ayuda”, “yo no hice eso”, “te están enfadando por nada”, “Estás confundida de nuevo”, “cálmate de una vez”, “no hagas dramas”, “yo nunca he dicho eso”, “¿por qué siempre estás a la defensiva?”, “¿de qué estás hablando?”, “es tu culpa”, “eres muy sensible”, “le das muchas vueltas a las cosas”, “deja de imaginarte cosas”, “solo estaba bromeando”, “tu recuerdo estaba equivocado”, “siempre pasa lo mismo contigo”…

Perfil de personalidad del abusador

  • . Mentiroso de forma constante y persuasiva.
  • . Negacionista, niega todo pese a la reiteración de la víctima y a la presentación de pruebas por parte de esta. Tanto insisten que muchas veces se acepta su opinión.
  • . Dan una de cal y otra de arena incluso utilizando algún refuerzo positivo durante la conversación.
  • . Intentará siempre compartir sus inseguridades. Pero ¡cuidado! si logra hacerte sentirte pequeña/o, la dificultad para salir del círculo tóxico  será todavía mayor.
  • . Saben cómo manipular, a ti y al entorno para contraponerlos. Suelen procurar crearte una visión negativa de tu entorno afectivo rompiendo la confianza con él y así lograr tu aislamiento. “Divide y vencerás”.

Protagonistas de Gas light.

 

 

 

MUSICANDO

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.