LOS TAPONES DE VIDRIO PARA LAS BOTELLAS DE VINO

tapones de vidrio

 

La alternativa al tapón de corcho y a los tapones sintéticos, el tapón de vidrio se postula desde hace varios años como opción y alternativa a los tapones clásicos. Pero, ¿cuál es realmente el mejor tapón para el vino?

 Cada vez son más los bodegueros seducidos por el concepto: elegancia y facilidad para la apertura de la botella de vino. Varios son los criterios determinantes en la adopción del tipo de cierre, por una parte, la hermeticidad y, por otra el pequeño tamaño y su buena estética.

Vinolok, fabrica el tapón de vidrio, El grupo checo, Preciosa, altamente especializado en cristalería industrial y artística, fabrica este tapón reciclable, llamado  Vinolok.

En su momento, auténtica revolución, que se inspiró en el cierre de las botellas con tapón de cristal de licorosos y otras delicias.

No altera el sabor del vino, aportando un cierre sólido y seguro que permite resistir la presión vertical del vino (hasta 3 bares).

Aúna resistencia y además permite la apertura de la botella casi con un sólo dedo.

El tapón se adapta a la mayor parte de botellas y cápsulas de cierre.

Gran competidor  de los tapones convencionales (corcho y a rosca); queda por constatar su comportamiento respecto a la guarda y envejecimiento en botella, de los vinos. (Nacieron en 2013).

¿Tapón de vidrio para los vinos de guarda?

Es difícil valorar todavía su potencial para la guarda del vino, sobre todo para los vinos tintos, con envejecimiento de 10 años o más.

Hasta ahora, el 80% de su mercado lo copan los vinos rosados y los biológicos.

Lógicamente, estos tapones evitan el riesgo a que el vino adquiera sabor a corcho.

En Francia numerosas bodegas han adoptado este tipo de tapones como método de cierre para sus botellas, queda por profundizar en su potencial para la guarda del vino, más allá de su hermeticidad y valor estético.

Su precio, es más caro, 50 céntimos la unidad, contra los 10 o 20 céntimos de los tapones de corcho.

El tapón de vidrio influye en la decisión de compra del vino por parte del consumidor (entre el 30 y el 40%).

El reverso de la moneda es que encarece el precio del vino.

Para algunos bodegueros, supone algo más que una inversión, representa una oportunidad para activar una gama de vinos o el lanzamiento de un nuevo proyecto.

Enlaces relacionados

MUSICANDO

 

EN UN PRÓXIMO ARTÍCULO OS HABLAREMOS DE LA FELIZ REHABILITACIÓN DE LOS TAPONES DE CORCHO IBÉRICOS

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.