LOS GRANDES TERRUÑOS DE LA ALSACIA

viñedos cuesta arriba
Viñedos cuesta arriba

El viñedo de la Alsacia está protegido por el macizo de los Vosgos que se beneficia de un clima atípico y de una gran riqueza del suelo de los terruños. Sus vinos son el reflejo de la excepcional diversidad de los mismos.

Una exposición y un clima privilegiados

 El viñedo alsaciano se halla adosado al macizo de los Vosgos, plantados a los pies de ellos en una sucesión de colinas entre los 200 y 400 metros de altitud. La exposición tiene lugar por la orientación sur y sudeste de las plantaciones y la altura, que hace que la radiación solar sea máxima.

La barrera natural de los Vosgos protege el viñedo y contribuye a crear un clima peculiar en la Alsacia.

Por otra parte, limita las influencias oceánicas acentuando la continentalidad climática, con veranos calurosos e inviernos fríos. El período vegetativo de la viña se ve favorecido por temperaturas de unos 10ºC, reforzado por las mismas.

Así mismo, los vientos dominantes procedentes del oeste descargan precipitaciones abundantes en la zona occidental de los Vosgos favoreciendo al viñedo evitando su desecación. La débil pluviometría (entre 600 y 650 mm, media de precipitación anual), reduce el riesgo de aparición de podredumbre, reduciendo los tratamientos de la viña.

El clima de la Alsacia se caracteriza por la alternancia de días cálidos y noches frescas en otoño, condiciones propicias para lograr una maduración lenta y prolongada de los racimos de uva. Favoreciendo la aparición de aromas complejos y la preservación de una acidez madura y la frescura de los vinos.

La exposición solar, las pendientes, la atemperación del sol, la protección del relieve montañoso y la influencia de los ríos crean una serie de microclimas que dan lugar a 51 Grands Crus.

botrytis de la uva Riesling
Botrytis de la Riesling

Suelos marcados por una geología compleja

La especificidad de los grandes terroirs alsacianos reposa sobre un mosaico de suelos de una riqueza y de una diversidad sin paragón y que tiene su expresión en la excepcional diversidad de los vinos de Alsacia, especialmente en lo respecta a los Grands Crus.

Esta enorme variedad de terroirs es el resultado de una historia geológica que subyace en sus viñedos en la que confluyen formaciones del primario y del cuaternario.

Hace 150 millones de años, el mar cubría la fosa renana. Sobre la roca granítica primitiva se depositaron numerosas capas sedimentarias calcáreas, marmóreas y de grés.

En la era terciaria, hace unos 50 millones de años, tiene lugar la génesis de la montaña alpina, el macizo renano se hunde en su centro apareciendo progresivamente la actual planicie del Rhin. Los hundimientos sucesivos han contribuido a la compartimentación extrema y al ensamblaje de las capas geológicas.

Los depósitos marinos y fluviales han llevado a cabo la erosión aumentando todavía más su complejidad.

mapa orográfico de la AlsaciaFinalmente, tres tipos de paisajes se distinguen en la vertiente alsaciana de la fosa renana: las montañas de los Vosgos (granítica, con grés y esquistos), las colinas de los Vosgos, con una increíble diversidad de suelos y el plano aluvial del Rhin (con margas calcáreas y aluviales).

Se distinguen cuatro fracturas geológicas (Saverne, Ribeauvillé, Rouffach-Guebwiller y Thann) que dividen ventajosamente el viñedo.

  • En un próximo artículo se completará esta breve inmersión alsaciana con el artículo: Descubriendo la denominación Engelberg: la Alsacia, roca y vino. Sólo os quedará saborearla.

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.