¿CÓMO VEN EL VINO LOS JAPONESES?

cabecera manga

Conocer los vinos franceses a través de la lectura de “Las gotas de Dios” es una serie de publicaciones en formato de “mangas” dedicadas enteramente a los vinos galos. Y ¿por qué no a otros?

 Les gouttes de Dieu se trata de un “manga”, un cómic nipón dedicado al mundo del vino francés especialmente a sus caldos. Tadashi Agi y Shu Okimoto, hermano y hermana, han vendido más de 10 millones de ejemplares de sus 44 títulos. En varios años la pareja ha dado un vuelco en la forma de ver el vino y el mundo que le rodea, a toda una generación de hijos del Sol Naciente, erigiendo todo un templo honrando al viticultor Henri Jayer, totalmente desconocido, haciendo del Château Lynch-Bages, la embajada de Japón en Francia. ¿Cuál es la razón de este fenómeno editorial?

“Que ninguno de los dos sea un experto en vino es el factor esencial del impacto de nuestra serie en el mundo”, explican los autores en la introducción de su última publicación: “Apprendre le vin avec Les Gouttes de Dieu”.

Este tipo de soportes didácticos nunca fueron estudiados en sumillería pese a representar uno de los mejores medios para ayudar a apreciar el vino. Una escuela basada en la investigación del placer. Su planteamiento no es otro que el de aplicar un método de descubrimiento del vino y su mundo que, partiendo del aprendizaje teórico, rompe con la barrera psicológica de la pretendida complejidad del vino y del mundo que le rodea.

El vino visto con una mirada ingenua y divertida. Sin duda la mejor forma de aprender. Múltiples formas de adquirir un conocimiento global sobre el vino, con consejos para facilitar la elección de las cuvées adecuadas en cualquier circunstancia y lugar.

autores de las gotas de dios

«Apprendre le vin avec Les gouttes de Dieu», de Tadashi Agi et Shu Okimoto, Glénat, 128 p., 10,75 €.

Enlaces relacionados :

MUSICANDO

 

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.