Las personas mayores deben beber líquidos antes de llegar a tener sed

A determinadas edades es más fácil deshidratarse

La Fundación Edad&Vida organiza durante los meses de julio y agosto la octava edición de la «Campaña de Hidratación Edad&Vida». Esta es una iniciativa por la que 4.870 personas mayores recibirán recomendaciones generales para estar adecuadamente hidratadas en verano.

El objetivo de esta iniciativa es concienciar a las personas mayores y a sus cuidadores de la importancia de ingerir agua y líquidos. Con ello conseguimos lograr una adecuada hidratación en época estival. Para ello, se ha distribuido un folleto informativo con consejos de hidratación para este colectivo. Así lo podrán leer y tener en cuenta en los centros participantes en la actividad formativa.

En total 42 centros residenciales de toda España participan en esta campaña, que recibían más de 18.000 litros de Aquarius y Aquarius Zero.

Cómo combatir la deshidratación

Las altas temperaturas y la humedad ambiental elevada pueden contribuir a la deshidratación. Ante esta situación, se hace indispensable seguir unas pautas generales de hidratación, como beber diariamente entre 6 y 8 vasos de líquido y consumir ciertos alimentos con alto contenido en agua como frutas y verduras (melón, sandía, naranja, pomelo, uva, zanahoria, pepino, etc.) que ayudan a mantener un adecuado nivel de hidratación.

En el caso específico de las bebidas, se sugiere leer la información nutricional, la cantidad de azúcares y las calorías que aportan para poder elegir la que mejor ayuda a controlar la ingesta de energía. De forma particular, a las personas mayores se les aconseja ingerir agua y líquidos de forma gradual a lo largo del día. Deben intentar elegir aquellos con un contenido moderado en azúcares de absorción rápida.

Cuando las personas mayores sienten sed es un síntoma de que la deshidratación ya ha comenzado. Así, con la edad, disminuyen las ganas de beber. Este es un problema que, según la Fundación Edad&Vida, se produce por las dificultades de movilidad o por la presencia de otras enfermedades que pueden hacer que las personas mayores ingieran menos líquido de lo necesario, por lo que se recomienda beber sin esperar a tener sed.

Webs Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.