La llamada del BOSQUE: Las posibilidades infinitas de la VITI SILVICULTURA

cepas en el bosque

Cepas cultivadas en un sistema agroforestal de cultivo en callejón en la granja de investigación Restinclières en el sur de Francia. Imagen de Erik Hoffner/Mongabay.

Los árboles extienden sus raíces en el terruño de los viñedos. Cada vez más, son los vinateros que abrazan la silvicultura con el objeto de restaurar sus suelos y así limitar añadir complementos y suplementos al viñedo.

10 millones de árboles desaparecen anualmente, en parte a causa de la agricultura. Stéphane Hallaire, ha fundado Reforest’Action*, una empresa que preserva, restaura y crea bosques.

Enlaces relacionados :

La silvicultura consiste en reintroducir el arbolado en el paisaje agrícola en general y en los viñedos en particular, la viti silvicultura como sistema de co plantación cuyo origen hunde sus raíces en la Antigüedad.

Con ello mejora la fertilidad de los suelos, la retención del agua, el control de las enfermedades de la viña (infestaciones), almacenamiento de carbono, lucha contra el desastre climático, diversificación del paisaje, sus ventajas son legión. Por tanto no se trata de algo nuevo, pero la envergadura de los proyectos sí lo son, observándose iniciativas que tienen vocación de proximidad.

Reforest’Action trabaja en Francia con la Maison Ruinart en la creación de un proyecto piloto en el seno de su viñedo emblemático, de 40 hectáreas en Taissy. Su objetivo es crear un corredor de biodiversidad en esta zona situada en las proximidades de un bosque. Y, todo ello pasa por la plantación de hayas a modo de islotes de forestación con plantas aromáticas tales como el romero, el espino blanco, el carbón fosilizado, con la plantación de 5.000 árboles. Basile Tesseron, de Château Lafon-Rochet, recuerda que, es conocido el origen de la viña plantada en la ribera de los ríos rodeada de numerosas especies. “Si en alguna ocasión visitas El Rosal, al sur de la provincia de Pontevedra, y en la región miñota del norte portugués, podrás observar todo lo que  aquí te contamos. A partir del siglo XIX, lo único que logramos fue un entorno desértico.

Gracias a la viti silvicultura la necesidad de aportes a la viña disminuyó en un 20-30 %

Pierre-Jean Villa, un vinatero del Ródano septentrional ha llevado a cabo un trabajo experimental en una parcela de una hectárea en torno a Chavanay en pleno corazón del parque natural regional del Pilat. Una zona sensible en la que decidieron cultivar siguiendo las directrices del parque, creando un islote de forestación con la plantación de 543 árboles, hayas que amortiguan las ráfagas de viento, dan cobijo a pájaros y a otros depredadores, que se nutren de los parásitos de la viña. En el interior de las parcelas se han plantado grandes árboles que hacen descender la temperatura ambiental entre 3 y 5 º C. Las micorrizas,* esos hongos microscópicos que viven en simbiosis con la planta, mejoran su resistencia, ayudando a limitar la aportación de cobre.

Enlaces relacionados :

Estos árboles captan y almacenan CO2, con un gran interés climático. El objetivo final es disminuir en un 20-30 % el aporte de insumos.

Estéticamente, plantar árboles, es hermoso y crea un ecosistema de presente y de futuro.

Enlaces relacinados :

Reproducir el humus de los suelos “vivos” 

En palabras de Pierre Prost, socio propietario de Château de Javernand en Chiroubles: “ Nuestros suelos, llevan dedicados desde hace 200 años al cultivo del vino, están agotados y, los niveles de humus han disminuido. La clave para empezar de nuevo en suelos vivos es producir biomasa (principalmente carbono) y así crear terruño (devolver al suelo lo que es del suelo). Para ello utiliza cubiertas vegetales que aportan materia orgánica. También planta setos con un árbol de campo (arce, olmo, fresno y carpe – hornbeam -) y un árbol frutal cada 6 metros. Entre ellos, especies de arbustos locales como el sarno*, la hiedra, el acebo, la baya del saúco, el níspero).

Enlaces relacionados :

En cada hectárea de viñedo están plantadas 6000 cepas que captan y almacenan el agua de la lluvia en lugar de perderla por escorrentía, gracias a los mycorhizes.

La viti silvicultura: ¿Se está generalizando la llamada del bosque?

Siempre hay que tener en mente que se trata de un trabajo a largo plazo. Se requieren unos 5 años para medir sus efectos. Pero la emergencia climática está ahí. De ahí que, Frédéric Panaïotis, el winemaker de la Maison Ruinart, comenta siempre a sus amigos que: “Hace 15 años nunca me habría visto plantando un solo árbol. Ahora, a menudo le digo a mis amigos, que plantaría un árbol en cada esquina de sus parcelas, levantaría un seto para traer de vuelta a aves y depredadores, puesto que ello supondría, por lo menos, un 50% del camino recorrido, sin dañar el equilibrio económico del viñedo. Paralelamente, a estas plantaciones, están surgiendo otras explotaciones forestales con residuos forestales bio fermentados. El principio se basa en que se toma la microbiota de un organismo sano como un bosque ubicado en la región del viñedo para fortalecer un suelo agrícola deprimido, estimulando el desarrollo radicular, la resistencia al estrés y el crecimiento vegetativo de la planta, según indica Gabriel Vergniaud, director de Rézomes, una empresa de Lyon,  dedicada a ello y, que también ayuda en la plantación de los árboles en el viñedo.

Enlaces relacionados :

MUSICANDO

La fotografía

fuente
ERIC GAILLARD/REUTERS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.