INFLACIÓN

inflación

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido, normalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor real del medio interno de intercambio y unidad de medida de una economía. Para medir el crecimiento de la inflación se utilizan índices, que reflejan el crecimiento porcentual de una ‘cesta de bienes’ ponderada. El índice de medición de la inflación es el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

¿Qué impacto tendrá la inflación en nuestra vida cotidiana? (lefigaro.fr)
Se espera que la inflación, que se ha acelerado en Estados Unidos y la eurozona, se mantenga al alza debido a la guerra en Ucrania. ¿Puede esto tener consecuencias significativas en nuestra vida diaria?
Detrás de una cifra de inflación que ahora es comparable entre los dos continentes, las situaciones americana y europea son diferentes. Estados Unidos fue el primer afectado y el aumento de la inflación fue inicialmente el resultado combinado de un fuerte aumento de la demanda, mientras que la logística y la capacidad de producción no habían vuelto a su máximo. El fuerte aumento de la demanda de bienes también ha llevado a una rápida evolución al alza sobre el precio de las materias primas. Estos efectos, siguen siendo válidos hoy en día, pero podrían considerarse transitorios. Luego, a finales de 2021, el poder de recuperación de Estados Unidos llevó a una fuerte presión sobre el empleo y los salarios, lo que representa un componente de la inflación de carácter más permanente. Aquí tenemos lo que se puede llamar inflación buena y mala, siendo la buena la provocada por la subida de los salarios, mientras que la mala es la generada por los problemas relacionados con la pandemia y la energía, y que se traduce en una pérdida de poder adquisitivo.

En Europa, el fenómeno es diferente porque no tenemos «buena inflación», sufrimos el problema relacionado con la oferta que se ha agravado radicalmente con la invasión rusa. Esta inflación supone, por lo tanto, una disminución del poder adquisitivo, el dinero gastado de más en energía será por tanto un dinero menos dedicado a la compra de otros productos o servicios. Obviamente, los hogares son los más afectados por el fenómeno. Aún debe recordarse que Francia tiene la inflación más baja del continente europeo, el ejemplo más llamativo es el de la electricidad. En un año, el aumento de precios es del 4,9% en Francia (para el mes de febrero de 2022), frente al 34,3% en la zona euro, superando el 80% en España o en Italia.

¿Debemos temer una marcada desaceleración del crecimiento económico en España?

Una desaceleración de la actividad ya está teniendo lugar, la cual tiene lugar en un momento de recuperación post-pandemia, lo cual significa que estamos perdiendo la ventaja de la recuperación que se avecinaba. El último pronóstico de Goldman Sachs para finales de este 2022,para el PIB supondría un año sólido en tiempos normales, pero sería decepcionante en el contexto de recuperación. Una cifra que debe revisarse a la baja en caso de que persista el impacto energético negativo lo que está causando otro problema no menor, precisamente en la moral de los hogares. Con una incertidumbre tan marcada, desde el 24 de febrero, el mercado de valores ha evolucionado de acuerdo con los anuncios sobre las sanciones energéticas contra Rusia. En el caso de que se apliquen o si el Kremlin decide suspender el suministro de gas, las previsiones de crecimiento se revisarán a la baja, aumentando el riesgo de recesión en Europa, estando en juego la escala y la rapidez de reacción de las autoridades, en particular la del banco Central Europeo, en caso de que la situación empeore.

¿Cuál es el impacto que puede tener la invasión rusa de Ucrania en el modelo de crecimiento europeo?
Durante la década de 2010 el crecimiento de la zona euro fue muy bajo en comparación con el de los Estados Unidos de Norte América, dado que tenemos un modelo de competitividad basado en frenar la demanda interna, lo que implica pequeños aumentos salariales y priorizar las exportaciones, un modelo que ha contribuido a debilitar el crecimiento del continente europeo haciéndolo macroeconómicamente dependiente del resto del mundo y a perder su poder económico frente a China y a Estados Unidos de Norte América.
El concepto de Unión Europea provoca el fortalecimiento de la demanda interna y un gran crecimiento económico.

Estados Unidos basa su modelo económico en la demanda interna, el pleno empleo y el máximo crecimiento, algo que ha tenido lugar durante estos dos últimos años. La autonomía estratégica presupone un fortalecimiento de nuestra demanda interna y el crecimiento en suma, lo que equivale a hacer coincidir los intereses del mundo laboral con la idea de Unión Europea como modelo geopolítico para nuestro continente.

MUSICANDO

La fotografía

En este artículo de Le Monde, se descubre el África femenina e íntima a través de la fotografía de François Huguier. Vale la pena que entres en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.