ENERO DRY EL FENÓMENO QUE INCREMENTA EL MERCADO SIN ALCOHOL

bebidas sin alcohol

La portada del Dry January la ocupa la oferta de bebidas sin alcohol que no cesa de incrementarse para permitir limitar de forma duradera el consumo de alcohol, eso sí, sin privarnos del aperitivo entre amigos.

No beber ni una sola gota de alcohol durante un mes fue el desafío de un mes de enero de 2013 lanzado por la organización británica Alcohol Chance UK, bajo el nombre de Dry January. Con el paso de los años, este movimiento se ha internacionalizado e intenta imponerse en países vecinos tal como es el caso de Francia. Además de los innegables beneficios para la salud limitando el consumo alcohólico, el Dry January se basa en el cambio de nuestros hábitos. Por ejemplo esa copa del fin de semana. Todo ello satisface a los abstinentes y a las embarazadas, pero no a todas las personas. Tras un estudio llevado a cabo por el Departamento de Salud Pública galo a finales del 2021 respecto al Dry January del 2020, los efectos positivos de un mes sin alcohol han sido notorios por parte de los participantes. Pérdida de peso, mejores digestiones y sueño más reparador. Sin que el objetivo sea suprimir definitivamente la ingesta de vino y de licores de nuestro consumo, se trata de identificar las copas realmente deseadas y suprimir los automatismos rediseñando nuestros hábitos evitando la presión social sin necesidad de aislarse.

Numerosas empresas se han subido al carro produciendo bebidas espirituosas sin alcohol siendo una alternativa gustativamente válida. Se requiere tiempo y perspectiva para observar el cambio, pero la innovación ha permitido la eclosión de una categoría de espirituosos que permiten su consumo durante este mes de enero y durante todo el año. Son alternativas más lúdicas y a la vez gustosas, muy próximas a sus homólogas con alcohol. Tras el análisis de IWSR Drinks Market Analysis, para el especialista británico en bebidas alcohólicas, este mercado debería aumentar sobre un 30 % de aquí hasta el año 2024, incluyendo a las cervezas y sidras sin alcohol, que representan el 92 % de la oferta actual.

Para que el segmento de productos sin alcohol o poco alcoholizados alcance su velocidad de crucero, los propietarios de las marcas deberán ampliar sus gamas de productos ofertados y a precios atractivos, analiza Mark Meek, director general de IWSR. “El consumo de productos nada o poco alcohólicos ha aumentado notoriamente en el año 2021, pese a la oferta limitada, especialmente de las bebidas que aparentan ser ginebra”.

¿Cuál fue la primera ginebra sin alcohol?

El precursor en esta materia fue Seedlip, inspirada en el recetario de un médico botánico del siglo XVII, John French. Cansado de los cocktails muy azucarados, Ben Branson puso a punto la primera ginebra sin alcohol, Seedlip Spice, lanzada al mercado en el año 2014, con un éxito inmediato, a la que siguió toda una gama con varias referencias. En Francia, a partir de entonces aparecieron diversas marcas, expresando la gran capacidad innovadora de las destilerías, destacando entre ellas, la marsellesa Cristal Limiñana, creada en el siglo XIX por un inmigrante español, que con su empresa comercializó un anisete, al que se le dió el nombre de Cristal, un auténtico emblema para la comunidad argelina (los Pieds Noirs). En Francia, en la década de 1960, se siguió consumiendo esta bebida que dió paso en 1980 a la elaboración de la misma pero sin alcohol, sin azúcar, colorantes ni aditivos. Cristal 100, había nacido, con el apelativo de “sans”, creando un mercado que cada vez va mejor, según comenta la menor de los hijos del fundador, Maristella Vasserot, que hoy en día dirige Cristal Limiñana. “Los propios médicos contactan con nosotros para saber si nuestro producto se elabora realmente sin alcohol para poder aconsejar a sus pacientes alcohólicos y así mantener su lugar dentro de la sociedad”. Cristal 100 permite evitar beber a escondidas.

El vodka abandonado

Por su parte, Jean-Philippe Braud ha creado Gueule de Joie, el primer site de venta on line dedicada a vinos, cervezas y espirituosos sin alcohol. Con una idea sencilla: amante de las buenas causas, se le ocurrió beber sólamente agua, soda y zumos durante un mes. En la actualidad el site propone unas 200 referencias, una oferta que es la más representativa del mercado galo, elaborada para satisfacer a todos los gustos. “Si los vinos y las cervezas marchan muy bien, los espirituosos todavía son menos significativos pero ya despuntan” según comenta Jean Philippe Braud, “la mixología nos ayuda bastante en la dinamización de esta categoría de productos”. Los espirituosos sin alcohol franceses están conociendo una más que interesante eclosión, de tal modo que están apareciendo en escena nuevos actores, especialmente ginebras más aromáticas, alternativas al ron, al Aperol, al Campari, al whisky y da la impresión que el vodka queda un tanto abandonado.

Enlaces relacionados :

¿Sabías que?: uno de cada cuatro españoles aqueja hígado graso no alcohólico.

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.