ELABORAR VINO EN LOS PAÍSES NÓRDICOS

Dornfelder.jpg
Uva dornfelder

De Wdelaet, CC BY-SA 3.0, Enlace

Las viñas nórdicas producen generalmente vino blanco (uva solaris), híbrida alemana adaptada al clima escandinavo.

Elaborar vino en los países nórdicos, no es como en el sur de Europa, con un sol avaro, con veranos muy cortos, el viticultor suda la camiseta para lograr sus caldos. Con una mayor producción actual debido a la bonanza climática.

Lejos de los viñedos milenarios de la Europa continental, Murre Sofrakis recorre a zancadas sus viñedos en la provincia de Scania en la Suecia meridional, gallardo con una barba negra, de tez morena es propietario de un viñedo de dos hectáreas, uno de los mayores productores del país.

Cuando empezó, allá por el 2001, producía unos 100 litros de vino de 17 variedades diferentes.

“Me llevó tiempo dar con la variedad buena y aprender a cultivar al modo tradicional”. Junto a dos empleados, en su propiedad de Klagshamn elabora sus vinos como viticultor.

Hoy en día produce 20.000 botellas anuales, cerca de un tercio de la producción nacional, una gota en el océano mundial, dado que en Suecia solamente existen 100 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid (Francia cuenta con 750.000).

La economía generada por el vino no tiene nada que ver con la de regiones como La Rioja, La Mancha o Burdeos. Según la Federación sueca de explotaciones agrícolas (LRF), la cifra media de negocio de una explotación, en 2016 era de unas 60.000 coronas (56.000 €).

En la otra explotación, la de Flàdie, cuenta con una centena de amigos del vino, que le echan una mano en su tiempo libre.

Este pasado verano acudieron a ayudarle en la poda en verde para mejorar la exposición solar uval, exfoliando las cepas adecuadamente antes de la vendimia.

Elevación de la temperatura ambiental y del rendimiento de las cepas

Los viticultores nórdicos empiezan a reclutar especialistas en el extranjero, Murre tiene a su lado como enólogo y director de bodega al chino de 31 años Jixing Ding.

Los viñedos suecos producen mayoritariamente vino blanco a expensas de la uva solaris, híbrida alemana resistente al frío y adaptada al clima escandinavo en el que el período de maduración de la uva es muy corto.

De cultivo relativamente fácil en términos de resistencia a las enfermedades, es relativamente vigorosa, en palabras del profesor Torben Andersen, profesor de la Universidad de Copenhague y experto en viticultura de países fríos.

A pesar de las difíciles condiciones ambientales la viticultura se desarrolla en la región

Para Sveneric Svensson, presidente de la Asociación vitivinícola sueca, esta tendencia no sólo se explica por el cambio climático sino que también por la concurrencia de varietales que tienen menor necesidad de calor ambiental, permitiendo también obtener mayores rendimientos.

La elevación de un grado, en un siglo, ayuda a la aclimatación pero también al trabajo del viticultor y al rendimiento más “sympa” (agradecido y agradable).

El verano de 2018 fue especialmente cálido, obteniéndose caldos  notables.

En Suecia una treintena de viticultores comercializan su producción, sus vecinos daneses suman unos 100 productores.

El vino “bio”

Es rara su elaboración por estos pagos, en primer lugar por ser pocos los productores que disponen de la correspondiente certificación pero también por su onerosidad y la muy escasa disponibilidad de tiempos en el ciclo de la vid (cronofagia del laboreo).

Y todo “hand made”,  hecho a mano, sin la utilización de productos químicos, sólo las preparaciones “bio”. Además tanto en Suecia como en Dinamarca está prohibido utilizar el cobre, aplicado para tratar el mildiu, por su nocividad respecto del suelo.

Solamente un viñedo danés cumple con los requisitos de los niveles reglamentarios europeos para obtener la D.O.P.

El mercado del vino es esencialmente local, así, en Dinamarca la venta en bodega está permitida, pero está prohibida en Suecia y en Finlandia, en donde al alcohol, las bebidas alcohólicas se distribuyen en tiendas y almacenes que son monopolio del Estado.

A veces uno puede llegar a preguntarse qué es lo que hace un vino del Gran Norte en una tierra en la que reina la cerveza y el aguardiente.

El 95% de las personas que efectúan una cata a ciegas con un vino sueco, consideran que tiene un buen bouquet con un muy buen comportamiento en boca, según indica el sumiller Mattias Sâfvenberg.

Para Andrew Reynolds, profesor de viticultura en la Universidad Brock (Canadá), “la calidad de los vinos nórdicos es más que aceptable y mejorará con el transcurso del tiempo y con la introducción de nuevas variedades”.

Probablemente los vinos nórdicos todavía van a tardar un poco en conquistar el mundo, contrariamente al parecer de los sumilleres presentes en las competiciones internacionales, como el sueco Jon Arvid Rosengren, considerado el mejor sumiller del mundo en 2016.

uva amarone
Uva amarone del viñedo danés de Vesterhavegaarden Vingaard, a una hora de distancia de Copenhague.

Enlaces relacionados :

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.