EL VINO DE MADEIRA

La fermentación alcohólica es un proceso anaeróbico que además de generar etanol desprende grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) además de energía para el metabolismo de las bacterias anaerobias y levaduras.

En el mes de noviembre del año pasado tuvo lugar en el Palacio de Seteais en Sintra en nuestro querido país vecino la segunda edición del “Madeira Wine Experience”, en el magnífico escenario de sus jardines exteriores.

Palacio de Seteais

Palacio que mandó construir el Marqués de Pombal en el siglo XVIII para el cónsul y empresario holandés establecido en Portugal, Daniel Gildemeester, el cual recibió del marqués de Pombal el monopolio de exportación de diamantes, acumulando una enorme fortuna.

También fue el propietario del Palacio das janelas verdes en Lisboa.

En 1946, el Estado adquiere el palacio y es a partir de 1954 que permite la construcción de un hotel de lujo. El edificio se construye bajo la dirección del arquitecto José da Costa e Silva con un estilo clásico y propio del romanticismo, siendo hoy un impecable hotel 5 estrellas perteneciente al grupo Tívoli. Contiene más de 2.000 obras de arte, de pintura, grabados, porcelanas, mobiliario, óleos, murales y frescos con motivos mitológicos.

30 son las habitaciones de este palacio de ensueño, en cuyo seno tuvo lugar la cata de la segunda edición de la Madeira Wine Experience. En uno de los salones del mismo, 40 privilegiados se apostaron a degustar auténticas joyas de estos vinos fortificados.

La cata

El vino más antiguo de la cata fue el Leacock´s Sercial Solera 1860.

Paulo Cruz procedió a la apertura de las botellas en la quarta feira anterior a la cata, decantando respetuosa y cuidadosamente cada uno de los vinos. En la víspera, la sexta feira, los vinos regresaron a sus botellas y fueron finalmente vertidos en las copas unas horas antes del inicio de la cata.

Seteais façade.JPG
Palacio de Seteais. Sintra. Portugal.

De HusondTrabajo propio, CC BY-SA 3.0, Enlace

Wikipedia. https://en.wikipedia.org/wiki/Seteais_Palace

Vinos intemporales

Sentados en la sala principal, se pudieron catar 3 vinos DOP Madeira, muy especiales, un blanc de noirs, un rosado y un tinto, de la variedad Tinta Negra, con la firma de Diana Silva.

Tras una pausa llegaron 9 vinos magníficos en los que la acidez, la frescura y la longevidad estaban intactos,¡ juventud, divino tesoro!

La cata acabó con las botellas vacías colocadas en una especie de altar mil veces fotografiado para placer de las redes sociales y el subidón del ego de estos vinos insulares, atlánticos, maravillosos, inmortales…

Los nueve, uno a uno

  • Blandy´s Bual 1920
  • Leacock´s Sercial Solera 1860
  • Artur Barros Sousa Malvasia Cândia Fajâ dos Padres 1934
  • Adega Torreâo 1875
  • Padre Vale Verdelho 1913
  • Bland´s Centennial Blend Eng. 1995
  • H.M. Borges Malvasía Solera 1880
  • Artur Barros Sousa Bastardo Reserva Velho Eng. 1996
  • Padre Vale Avozinha 1883

¿Cómo se elabora el vino de Madeira?

Tras la fermentación del vino se le fortifica añadiendo alcohol vínico al 96%, es el momento más delicado, pues de la cantidad y del momento del añadido de alcohol dependerá el grado de dulzor del vino y su grado alcohólico. Las Malvasías fermentan un día o dos; la boal dos o tres, la Verdelho cuatro o cinco, y la Sercial hasta una semana.

El estufagem

El «estufagem» es lo que hace único al vino de Madeira. Su origen data del Siglo XV y XVI cuando los barcos que hacían el viaje a América paraban para recoger vino. A la vuelta se dieron cuenta de que había mejorado de forma muy notable debido a los cambios de temperatura y elevada humedad a la que el vino había sido sometido durante el viaje. Empezaron a colocar los toneles en las playas al aire libre.

En el Siglo XVII se tuvo la idea de colocar las botas en locales equipados con salidas de aire caliente, y muy ventiladas para aprovechar la humedad, de esta forma se regulaba la temperatura del local. Hoy en día se hace en cubas de inox calentadas por agua para los vinos más sencillos, los cuales llegan en este sistema a una temperatura de entre 50 y 55 grados durante tres meses mínimo; este tiempo corresponde a 5 años en Canteiros. Para los de mayor calidad en Canteiros (cubas) de 418 l. colocados en lugares cercanos al mar, sin refrigeración ni calefacción, y en ocasiones separados del exterior sólo por grandes cristales. De esta forma el vino sufre los avatares de la climatología y la humedad marina. El Canteiro no se llena por completo por lo que se produce oxidación que le permite desarrollar su paleta olfativa. El periodo mínimo de estancia es de dos años.

La palabra Canteiro procede de las barras de madera que sustentan los toneles en las bodegas.

Después llega un larguísimo periodo de maduración en botas de madera ( madera local o brasileña por lo general) que finalizan tras décadas o siglos de reposo, con una pérdida media del 2% anual , lo que da idea de cómo puede disminuir el volumen.

Otros lugares para el estufagem

El sistema de «Estufagem» no es ni mucho menos privativo de Madeira. Lo encontramos en los vinos «Jaunes» del Jura, en donde se colocan en lugares muy ventilados sin protección frente a la climatología. De igual modo lo encontramos en los vinos de Banyuls en donde los toneles de 600 l. se colocan al aire libre (o incluso en damajuanas de cristal).

Enlaces relacionados:

winefolly.com : what is madeira wine ?

www.tripadvisor.es : Summit and Sunrise Challenge, Funchal, Madeira, Madeira Islands

www.verema.com : vinos de madeira, breve introduccion

www.madeirawineanddine.com : making madeira wine , estufagem process

Este artículo se ha escrito con el acompañamiento musical del podcast de Radio 3: “Abbey Road”. Disco grande.

www.rtve.es : Radio 3, a la carta, disco grande, George Harrison, Abbey Road

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.