EL NUEVO LENGUAJE DE LA SIDRA

                     

Desde que la sidra se introdujo progresivamente en los herméticos círculos de la alta gastronomía, su degustación se ha impregnado de un lenguaje muy próximo al discurso enológico.

“Generosa y estructurada, con un hermoso color paja y reflejos dorados, en nariz muestra aromas a flores blancas y a miel y, en boca su untuosidad con notas a fruta amarilla, avellana y mantequilla fresca”. Frases que bien pueden compararse a un vino verde o licoroso. La sidra es desde hace algunos años, considerada como una excelente bebida, acompañante sempiterna de tortas y roscones, crêpes suzette entre otros manjares,cuyo lenguaje se halla muy cercano al de los enólogos y sumilleres.

Además, con la sidra ha tenido lugar un lento pero incesante incremento de su consumo junto a una toma de conciencia colectiva que refuerza su consumo que ha ido de la mano de la eclosión de sidras artesanales junto a las industriales y las bio, bajo el imperativo de la calidad.

Consecuencia de este retorno, es que algunos incondicionales del vino han puesto sus ojos en la sidra, dada la apertura del sector hacia la innovación y la experimentación: guarda en ánforas, en barricas, vinificación tranquila, nuevas variedades de manzanas y un largo etcétera.

La complejidad aromática, comparable a la de los grandes vinos y la nueva imagen de los elaboradores y sidrerías han hecho el resto

Así como la producción de sidras sin aditivos, gasificación ni pasteurización, que maridan con la mayor parte de nuestra gastronomía y culinaria. También la categorización en diversos estilos: suaves, afrutadas, frescas y ácidas, equilibradas, generosas y estructuradas, secas y con cuerpo, sin alcohol, 0.0%, presentando una rica aromática a pan tostado, bollería, almendra, compota, avellana, leche, fresa, anís, té…

La sidra ha sabido huir de la intelectualización que agostó al vino, evitando la intimidación en la degustación y facilitando el puro y sencillo  placer de saborear, en el sentido más noble del término.

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.