Estilo de Vida Salud

DIETA SANA

Para lograr una dieta sana, según recomienta la Organización Mundial de la Salud (OMS/WHO), misión harto difícil de alcanzar para algunos, pero ¿y si el consumo de los alimentos fuera sin pelarlos, ayudaría a resolver el problema al añadir nutrientes  relevantes a nuestra dieta?

Enlaces relacionados :

Consumir unos 400 gramos de fruta y verdura diariamente, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (WHO), si bien para algunas personas es un objetivo de difícil consecución para mantener una dieta sana, ¿podría el consumo de estos alimentos, sin pelar, resolver el problema de añadir nutrientes relevantes a nuestra dieta cotidiana?

Habitualmente solemos pelar y mondar la fruta y la verdura previamente a ser consumidas, pero este gesto no es necesariamente obligado. La monda contiene nutrientes importantes, su desecho o utilización intervienen en el cambio climático.

La riqueza de la verdura y la fruta en fuentes de vitaminas, minerales y sustancias fitoquímicas y antioxidantes protegen del daño celular. Si su consumo es deficitario incurrimos en aquejar enfermedades crónicas (por ejemplo: cardiovasculares y diabetes tipo 2) con efectos deletéreos. En el año 2017, la OMS informó de que en torno a 3,9 millones de fallecimientos anuales a escala mundial se atribuyen al déficit nutricional en verduras y frutas. Ingerir 400 gramos de ellas diariamente es lo que recomienda la OMS, cuestión harto difícil para algunos, pero si no los ingerimos sin pelar, ¿se resolvería el problema?

Parece ser que sí, dado que existen cantidad de vitaminas (C y la riboflavina), minerales (hierro y zinc), en la piel de 7 hortalizas radiculares: (con raíz), tales como la remolacha, la mostaza de campo, la zanahoria silvestre, la batata, el rábano, el jengibre y la patata blanca.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica* calcula que las manzanas sin pelar contienen un 15 % más de vitamina C, un 267 % más de vitamina K, un 20 % más de calcio y un 19 % más de potasio .. Además muchas cortezas y mondas son ricas en fitoquímicos biológicamente activos como los flavonoides y los polifenoles con propiedades antimicrobianas y antioxidantes.

Enlaces relacionados :

El efecto de evitar desechar las mondas y cortezas tiene un impacto medio ambiental claro. Según la FAO* (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), los alimentos no consumidos (incluidas las cáscaras) generan entre el 8 % y el 10 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, esencialmente metano.

Enlaces relacionados :

Solamente Nueva Zelanda, un país por cierto, con una población exigua (5,1 millones de personas), registra un desperdicio anual de 13.658 toneladas de cortezas de verduras y 986 toneladas de pieles de frutas.

¿Por qué se pelan y mondan las verduras y las frutas? No queda más remedio cuando su revestimiento externo no es comestible, no tienen buen sabor, son difíciles de limpiar o causen algún daño, tal es el caso del plátano, el mango, el aguacate, la cebolla o el ajo. A lo que hay que añadir que el acto de pelar puede ser una parte esencial de elaborar la receta culinaria, tal es el caso del puré de patata. Pero existen muchas cáscaras que son comestibles (patata, remolacha, zanahoria, kiwi y pepino) pero que a pesar de ello, seguimos pelando.

¿Qué pasa con los restos de pesticidas?

Siendo cierto que estos pueden acumularse en la superficie, debajo de ella, el lavado de las piezas de fruta y hortalizas con agua fría y restregarse con un cepillo duro logran eliminar la suciedad, los productos químicos y por ende, los pesticidas.

Las técnicas de cocción, como el hervido y la cocción al vapor, también reducen los residuos de plaguicidas y químicos en general. Si bien no todos desaparecen al lavarlos y cocinarlos, por ello es de utilidad consultar las listas de contenidos de plaguicidas en frutas y verduras. La que elabora en el Reino Unido la Red de Acción contra los Plaguicidas*, puede ayudarnos a decidir qué fruta y verdura debemos pelar y qué cortezas, cáscaras y mondas podemos comer sin correr riesgo alguno.

Enlaces relacionados :

Otras utilidades son el compostaje, las lombriceras y la incorporación en recetas de la nueva cocina sostenible.

La creatividad, la investigación y la curiosidad nos ayudan a reducir los residuos e incrementar el consumo saludable de verduras y frutas.

Cabe recordar que uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU es reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en el año 2030.

Seguro que entre todos lo lograremos.

 MUSICANDO

La fotografía

De la misma manera que para un perro, adoptar un gato requiere estar bien informado sobre el animal, así como sus necesidades. También es importante elegirlo de acuerdo con sus expectativas, la composición de su hogar y su estilo de vida.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad