Con qué vino tinto acompañamos los caracoles con mantequilla de ajo

Los caracoles estilo Borgoña, ¿con qué vino casan bien?, si fuera un tinto deberá ser afrutado, jóven y sobre todo con frescura.

¿Cómo cocinar los caracoles?

Este alimento fue sin lugar a dudas uno de los alimentos de la humanidad prehistórica: se han hallado restos de caparazones de caracoles en las cavernas y cuevas que habitaban. Posteriormente, los romanos, que habían aprendido a cocinarlos, lo hicieron acompañando el plato con vino y música. Los galos en Francia los solían tomar como postre. En la Edad Media, se comían en brocheta, fritos o hervidos. Talleyrand se los sirvió al zar ruso en un banquete en su honor.

Hoy en día, sobre todo en la Borgoña, son sumamente demandados. Para satisfacer la demanda, estos gasterópodos se importan de Turquía y Grecia mayoritariamente, pero también de Indonesia, Polonia y Hungría.

Se cuecen en la cazuela como si de un ragoût se tratara, con la clásica mantequilla al ajo. La textura resulta muy peculiar, viscosa, que nos hace salivar (si la carne resulta excesivamente gomosa/correosa quiere decir que nos hemos pasado en el tiempo de cocción), con un sabor pronunciado, largo en boca, un poco amarga  y untuosa. Para maridar correctamente, piensa en un vino blanco o tinto, afrutado, jóven y con bastante frescura.

Vinos tintos

El maridaje de vino tinto es la técnica de combinar platos de comida con vino tinto para el perfecto disfrute de los mismos, así como para conseguir que tanto la comida como el vino ofrezcan el máximo de sus capacidades sensoriales, es decir que se mejoren mutuamente.

Es una técnica muy personal y no todos los maridajes son iguales para todos los consumidores, pero existen combinaciones con las que siempre acertar. Maridar el vino tinto es un arte complejo porque, en primer lugar es muy subjetivo, pero como muchas cosas en la vida, hay maridajes que gustan al 99% de los que lo prueban.

Los tintos por su carga en taninos y antocianos debido a la maceración y sus crianzas en barricas hace que necesiten platos más potentes como carnes, guisos y asados.

Lo importante es que la combinación de comida y sabores del vino sean perfectas, y esto se consigue con un buen conocimiento de las técnicas de cata. El vino puede ser joven, roble, crianza, reserva o gran reserva, incluso un vino de autor o un vino natural. En función de qué vino elijamos, la maceración del mosto con los hollejos será más larga, lo que aporta mayor tanino, es decir más estructura, y si la crianza en barrica ha sido adecuada, será redondo.

Pueden ser vinos de distintas variedades como merlot, syrah, Monastrell, mencía, tempranillo, o bien puede tratarse de vinos tintos con distintas elaboraciones como la maceración carbónica.

Influyen las añadas, las zonas de producción o los distintos tipos de vino.

Nuestras elecciones

PRADOLONGO. Bodegas Avelina. Mencía 100%. D.O Valdeorras. Galicia. España. 2018 (si lo encuentras) 13% vol. Precio 9,50€.

Vista: Rojo picota, limpio e intenso. Nariz: Sutil, elegante, con mucha carga frutal y notas minerales, de especias y ahumados. Boca: Fresco, aterciopelado, complejo y muy largo. Con los caracolitos, maravilloso.

Si quieres gastar menos conservando la calidad y el disfrute seguro, puedes optar por el mencía ENCANTO, tinto, que puedes encontrarlo a 3,50€ en El Corte Inglés o a 3,99 en los lineales de Lidl.

Y si te tira el Rioja, puedes optar por el ADUNA JOVEN MACERACIÓN CARBÓNICA 2020. 13% vol. Tempranillo 100%. Bodegas Aduna. D.O. Rioja alavesa. Precio de 5,00€.

Color rojo frambuesa, de capa media alta y con matices violáceos. Limpio y brillante.

Buena intensidad. Destacan las notas de frutos rojos y regaliz.

Cálida entrada en boca y paso por la misma. Con cuerpo y bien equilibrado. Intenso en aromas a fruta, goloso y con buen final de boca.

ADEGA DE PEGÔES SELECTED HARVEST TINTO 14% vol. Pegôes. Setúbal. Portugal. Precio de 8.94€.

Un coupage con cabernet sauvignon, touriga nacional, trincadeira y syrah, pura fruta roja y negra madura, suave en boca con excelente estructura y persistencia. Servir entre 16 y 18ºC. Carnes rojas y, como no, caracolillos.

  

La fotografía  

Y a pesar de la guerra, fé, esperanza y amor

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.