¿CON QUÉ MARIDAR LAS OSTRAS?

Open Oyster Lyon market.JPG
Ostrea

De Chris 73 / Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0, Enlace

Ostrea es un género de moluscos bivalvos marinos del orden Ostreoida, conocidos popularmente como ostras. Poseen dos valvas casi circulares y desiguales, y están consideradas como uno de los mariscos comestibles más apreciados. Incluye varias especies, siendo Ostrea edulis la más conocida. Algunas especies son capaces de producir perlas con el transcurso del tiempo, que se forman a partir de partículas que sedimentan en la ostra (generalmente partículas de arena) formando con el tiempo una piedra preciosa. Existen diferentes tipos de perla dependiendo del sedimento acumulado.

Las ostras, (indispensables en cualquier mesa francesa y alguna que otra gallega también) que se precie, tesoro festivo, que merece estar acompañado por un vino bien elegido, ¿pero cuál?

Para empezar, sazonar con un toquecito de pimienta molida y, si nos hallamos en casa, no hay que inventar la pólvora, directos al albariño, y todo tiene un porqué:

 Así como el sabor de los vinos depende de la uva que ha sido utilizada para elaborarlos y en esta influyen la región donde se localizan las vides, el clima y variedad de aspectos externos, con las ostras pasa exactamente lo mismo.

Ocurre que el sabor y la textura de las ostras está influenciado por el lugar en el que crecieron, es decir dónde han sido cultivadas y cuándo y cómo hayan sido cosechadas (o retiradas del mar). De esta manera, es importante encontrar la combinación perfecta dependiendo el tipo de ostras y vinos.

Un Fillaboa 2017 (cosecha excelente), con vinificación tradicional, fresco, sabroso, muy aromático a fruta blanca cítrica con notas florales, minerales resulta sedoso y ligero. A 12,1€. Buena elección. Se cultiva y elabora a orillas del Miño. El Turonia 2018 tampoco se queda atrás, por 11,0€.

Cacho.JPG
Uva albariño.

De Miguel Queimado – Meu, Dominio público, Enlace

 

Si cruzamos la “raia”, un Soalheiro 2018, alvarinho 100%, también puede andar muy bien con el bivalvo, a 12€. También puedes ser rompedor, y probar un Casal Mendes Rosé, con uva, baga 100%, de la zona dos Vinhos Verdes, que recomendamos encarecidamente a los amantes de los rosados. 10,5% vol. A 3,65€.

Y, si estamos finos, el Tío Pepe Fino muy seco, a 6,50€, le va que ni pintado a la ostra. Y si quieres gastar un poco más el Tío Pepe en rama, 17 €, (se saca directamente de la bota y va sin filtrar ni clarificar), es la versión de alta gama. ¡Vaya! Vino más qué especial, es espacial.

Si quien nos acoge es el suelo galo, un Muscadet Sèvre-et-Maine, por ejemplo un Château du Cléray de los Domaines Sauvion, de la zona de Nantes (que probé en Barcelona, con notas de fruta verde (kiwi y manzana) y aromas mentolados (así lo puse en mi cuaderno de notas) con ostras cocinadas, templadas pero algo horneadas con una fondue de mantequilla, un mix salino de ostra y vegetales que me supo a gloria, pese a mi sorpresa inicial.También el sumiller nos ofreció un Sancerre Blanc de Lucien Crochet, con sauvignon, y nos dijo que si las ostras se servían con caviar, mejor le iría un champagne, un blanc des blancs de Cramant de una grande cuvée que también anoté, el Fleur de Passion de Diebolt-Vallois. Como poco se de ello, pues poco voy a opinar. Precios altos.

Enlaces relacionados:

Las anotaciones:

Compartir es cuidar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.