¿CÓMO BEBER MENOS PERO MEJOR?

vino ecológico
Vino ecológico

Menos es más y mejor, cada vez mejor. ¿Cómo comprar el vino en 2020?

El consumo medio en Francia es de 50 litros de vino por habitante y año, frente a los 100 litros anuales que se bebían en 1960, siendo pues evidente el descenso crítico en el actual 2020. Consecuentemente el gasto también es menor, se bebe menos pero mejor.

La noción “mejor” tiene su buena carga de subjetividad por lo que vamos a matizar a continuación los criterios a seguir para comprar en esta anualidad.

Variar los gustos

Beber mejor implica beber apreciando y comparando los diferentes vinos que adquirimos. Variar por tanto los gustos, sin rechazar las clásicas denominaciones, pero dando paso al descubrimiento de nuevos sabores, de nuevos valores, compara y aprende.

Por mi parte, me he llevado sorpresas redescubriendo los vinos de Saboya durante este invierno (Domaine Côtes Rousses) o algún IGP de Tierra de Granada, o ese Sauternes con roquefort y foie gras que me dió a probar mi amigo Antoine o ese moscatel Roxo de Setúbal que tomé en Viana do Castelo, aún hace poco en María da Fonte.

No te contentes sólo con leer, aprende

Debatir y hablar de ideas preconcebidas sobre un vino, hablar con aquél que conoce la bodega a fondo o con el otro que nunca había oído hablar de los vinos alemanes o que pensaba que el Oporto era un vino cocido, pues todo enseña.

Inscríbete en un curso de cata, consulta libros y enriquece tu saber vínico pero, sobre todo amplía tus conocimientos sabiendo lo que se esconde por debajo de los tapones de corcho italianos.

Gastar un poco más, es toda una inversión

Bebe menos, pero bebe mejor, gastando un poquito más en tu adquisición, sin caer en excesos, fruto de la arrogancia de los precios que aplican algunos productores. Vale la pena adquirir por un poquito más de dinero vinos bien elaborados de productores responsables, antes que beber vinos de precios bajos, placenteros a corto plazo, antes que esa persistencia en boca, esa largura hermosa, siguiendo los consejos de tu asesor vínico, que arriesgar sobre la base de una medalla de oro, cuando menos dudosa, de una botella mediocre vestida de lagarterana. 

A catar por ti mismo.

Compartir es cuidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.