COMER SIN PRISAS

COMER SIN PRISAS

Consideraciones generales sobre la nutrición

Definiciones:

Macronutrientes: Proporcionan energía e incluyen proteínas, hidratos de carbono y grasas.
Micronutrientes: No aportan energía, y son las vitaminas y los minerales.
Nutrientes esenciales: Nutrientes no son sintetizados por el organismo y que, deben aportarse a través de los alimentos.
Malnutrición: Tanto sobrealimentación como desnutrición.
Obesidad: Debida al consumo excesivo de macronutrientes, si bien algunos obesos pueden sufrir déficit de micronutrientes.
Índice de masa corporal (IMC): peso (kg)/talla2 (m2).
Peso insuficiente: IMC < 18,5 kg/m2.
Peso normal: IMC de 18,5-25,0 kg/m2.
Sobrepeso: IMC > 25 kg/m2.
Obesidad: IMC > 30 kg/m2.
Obesidad mórbida: IMC > 40 kg/m2.

El IMC que supera el intervalo normal se acompaña de mayor morbilidad en la mayoría de los pacientes.

Algunas poblaciones especiales pueden tener un IMC elevado, aunque con un contenido en grasa corporal normal, como las mujeres y hombres atléticos, que tienen mucha más masa muscular que la población general; o pueden tener un IMC normal, pero con un elevado contenido de grasa corporal, como una persona anciana, con menos masa muscular que la población general.

Directrices sobre alimentación

  • Ingestas diarias recomendadas:

    Con estimaciones de la ingesta diaria de nutrientes que pueden utilizarse para evaluar y planificar la alimentación e una persona sana.
    Los consumos de referencia son cuatro: necesidad media estimada (NME), ingesta diaria recomendada (IDR), límite superior (LS) tolerable e ingesta adecuada (IA).

    NME:
    es el consumo diario estimado de nutrientes esenciales suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales del 50% de los individuos de determinado grupo de edad y sexo.
    IDR:
    es la cantidad diaria estimada de nutrientes esenciales suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales de prácticamente todos (97-98%) los individuos de un determinado grupo de edad y sexo.
    Se encuentra dos desviaciones típicas por encima de la necesidad media estimada (NME).
    Si no se puede estimar la NME de un nutriente a partir de los datos científicos disponibles no se puede establecer la IDR de ese nutriente, y se sustituye por la ingesta adecuada (IA).
    LS:
    es el límite diario máximo de nutrientes esenciales que resulta inocuo para la mayoría de las personas. No existe información para muchos nutrientes, de manera que la ausencia de un LS no significa que no exista.
    IA:
    la ingesta adecuada se utiliza como objetivo de ingesta de nutrientes de las personas y se basa en cálculos observados u experimentales. Cuando no existe suficiente información para calcular un requisito promedio, se establece una ingesta adecuada (IA).
  • Directrices de alimentación tipo:

    En general promueven el consumo de menos calorías, la actividad física y la selección de alimentos más saludables. También se incluyen normas para las poblaciones con necesidades especiales.

    La bandeja de los alimentos (USDA & Department of Health and Human Services):

    Publicada por primera vez en 2011 y sustituyó a la pirámide de los alimentos, insistiendo en:

    La proporcionalidad:
    divide la bandeja en cuatro componentes de tamaño casi comparable de frutas, verduras, proteínas y cereales, sugiriendo que cantidad de alimento de cada grupo debe tomar una persona. La mitad de la bandeja debe de ser de fruta y verduras.
    Moderación:
    representada por la división de una bandeja en cuartos.
    Variedad:
    simbolizada por los cinco colores que representan los cuatro grupos de alimentos de la bandeja y el producto lácteo al lado de la misma.

    La página web del USDA: www.choosemyplate.gov contiene enlaces a SuperTracker,que ayuda a los pacientes a planificar, analizar y seguir su alimentación y su actividad física con el fin de identificar las formas de mejorar. También contiene una función que permite que los pacientes establezcan objetivos personales de calorías.

Si se plantea la posibilidad de establecer cualquier plan dietético, lo recomendable es consultar con su Médico de Familia, el cual procederá a su valoración clínica mediante la correspondiente exploración física evaluando la distribución de la grasa corporal con el perímetro de cintura pese a la elevada variabilidad interobservador y la existencia de enfermedades comórbidas tales como la resistencia insulínica, el hipogonadismo masculino, el síndrome del ovario poliquístico, la enfermedad cardiovascular, la apnea del sueño obstructiva, la litiasis biliar, la artrosis, trastornos óseos, dentales, cánceres, alteraciones tiroideas o/y de patología de los órganos reproductivos.

Las pruebas diagnósticas complementarias comprenden las de laboratorio, evaluar las comorbilidades y el descarte de casas secundarias. El estudio de laboratorio incluirá por lo menos un perfil lipídico, una glucemia en ayunas y la toma de la presión arterial.

En cuanto al tratamiento:

Los cambios en el estilo de vida (alimentación y ejercicio) son los pilares de la disminución del peso.
Cuando la alimentación y el ejercicio no cumplen las expectativas se podrán plantear otros tratamientos si bien las decisiones terapéuticas deben tener en consideración la disposición de cada paciente al cambio:

  • Motivación.
  • Niveles de estrés.
  • Disponibilidad de tiempo.
  • Las barreras para el cambio.

Consideración aparte merece el alcohol:

Debe saberse que su:

  • Estructura, es similar a la de los hidratos de carbono.
  • Cada gramo de etanol aporta 7 kcal y supone una fuente importante de calorías vacías.
  • El contenido de alcohol de una bebida licorosa de 45 ml, una cereza de 360 ml y una copa de vino de 150 ml es muy similar.
  • Una unidad de una bebida alcohólica aporta entre 14 g y 20 g de etanol: 100 – 140 cal, que se suman a los añadidos, en forma de nata, refrescos o zumos de frutas.
  • Se sabe que el etanol eleva las HDL séricas; por tanto el consumo moderado de etanol puede tener un efecto cardioprotector, si bien controvertido.
  • El alcohol interfiere con la absorción de la tiamina (vitamina B1) y la formación de su metabolito activo.

La gastronomía como discurso sobre el placer de la mesa, es tributaria de la variedad y se funde en la elección y en la selección. Parte importante de la cultura, la gastronomía implica amar y apreciar verdaderamente la buena comida y el buen vino, de los dos placeres de la vida que, cuando se sustentan por un buen servicio y una buena compañía, aportan felicidad no reñida con la salud. Conviene recordar que las prisas no son buenas consejeras, y que utilizar los cinco sentidos y aún más el sexto sentido, el más común de ellos, siempre va a redundar en nuestro propio beneficio, en especial al disponernos a comer, a nutrirnos en el más amplio de los sentidos.FALCEÑO   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.