CINCO INDICADORES ANTES DE BEBER UN VINO QUE TRADUCEN QUE UN VINO NO PUEDE BEBERSE

Su color, el nivel, el olor… En este artículo decataencata.com os indica los cinco signos que deben alertarte antes de beber un vino.

El olor a suciedad o el sabor a corcho

Estamos ante el enemigo número uno. Si el vino huele a suciedad o a fregona y el vino sabe a corcho, no hay duda, el vino está bouchonné como dicen nuestros vecinos del norte. Cuando el bodeguero quiere “ahorrar” en su coste de producción utilizando tapones de corcho de baja calidad corre el riesgo de despilfarrar en calidad, el TCA (Tricloroanisol), es la molécula responsable del famoso sabor a corcho que traduce un defecto de bodega que contamina la botella. La única solución para ello es desechar la botella. Evita guardarla so pena de estropear el resto de las botellas.

El color

Ese color amarillo anaranjado de un vino blanco o marrón de un vino tinto, el color, como ocurre a veces con el pescado, es un indicador de frescura. Un vino en plena forma aunque tenga años debe ser brillante y con un tono franco. Si se muestra mate, mostrando un arco iris de color, son cambios cromáticos que nos avisan de la existencia de un problema que presagia su alteración. Pero recuerda que algunos vinos no filtrados o sometidos a maceración pueden justificar la presencia de algunos colores originales. Confirma saboreándolo y, si no te place, pasa a otro.

El nivel del gollete de la botella

Aquel vino que presente un nivel bajo corre el riesgo de carecer de frescura y en el peor de los casos de que se halle oxidado.

Los olores

Ten cuidado si observas el tapón elevado, si se deshace y desprende mal olor, como a la humedad. Sin duda es un mal signo, o cuando menos provoca el beneficio de la duda. En el caso de que desprenda olor a coliflor, se trata de un vino alterado por la radiación ultravioleta, un defecto que recibe el nombre de sabor a luz. Evita guardar tus vinos junto a productos que desprendan olor si no quieres llevarte sorpresas negativas.

La apariencia del tapón

Cuando retiras el opérculo (cápsula) de la botella y observas el tapón dañado, roto, muy seco, agrietado, humedecido, o bien se fragmenta al introducir el sacacorchos, ¡ojito!, si se trata de un corcho viejo, puesto que hay que tratarlo adecuadamente sobre todo si estás ante una botella antigua,  porqué el tapón puede estar estropeado, pero el vino puede ser excelente.

¿Qué sacacorchos utilizarías?

MUSICANDO

La foto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.