vinos para estas fiestas: NO COMETAS ESTOS 5 ERRORES

Para que las próximas fiestas resulten exitosas en lo gastronómico, culinario y enológico, procura ser flexible y escucha estos cinco consejos que desde decataencata.com te ofrecemos.

Pensar a lo grande

Querer servir varias botellas que encierran vinazos durante la misma comida puede llevar al traste el placer de la comida y también tu hígado y el del resto de comensales. Elige una comida (una temática culinaria) donde 3 o 4 vinos confluyen desde los entrantes hasta el postre, para así poder apreciar su calidad en toda su dimensión. Mejor beber bien que mucha cantidad. Por ejemplo, si eliges una cena de blancos, una comida 100% de cava/champán o maridajes de la misma región.

No Ponerte las gafas

No se te ocurra poner la vajilla de la abuela ni las servilletas bordadas, opta por las copas universales, con bordes finos que pueden utilizarse para todo tipo de vinos, cavas, blancos y tintos. Las copas tipo Zalto, Riedel, Spiegelau, Schott-Zwiesel, Sydonios… son apuestas seguras.

Beber el espumoso en una copa aflautada

Esta copa al ser estrecha concentra el carbónico que resulta agresivo para las mucosas,  la copa acampanada, más ancha, deja escapar las burbujas rápidamente y diluye los aromas en la atmósfera, debes saber que del millón de burbujas presentes en la copa de cava o del champagne, solamente quedan en ella, en un plis, plas, unas 300.000, por ello la solución está en la sencilla copa de vino.

No respetar la temperatura de servicio

Con el calentón de reunirse, de abrir los regalos, de las felicitaciones, los vinos se calientan muy a pesar de las recomendaciones de servicio y, así el excelente Rioja alcanza los 23 ºC y el espumoso por ahí le llega muy a pesar de las precauciones del descorche, por ello trae la cubitera con hielo y agua hasta más de un tercio de su capacidad y refresca regularmente los vinos. Si dispones de un balcón al aire libre, todavía mejor, depositalos en él y tráelos cuando los necesites.

Servir los vinos sin ningún orden ni concierto

Empieza con los más jóvenes y sigue con los más veteranos, de los menos potentes a los más tánicos para los tintos, de los más suaves a los más opulentos con los blancos y estos, antes que los tintos. Reserva el cava para los aperitivos y la comida, evitarlo en el postre.

Los grandes dulces puedes servirlos al principio de las comidas siempre y cuando dejes un intervalo de descanso tras beberlos y se continúe con la toma de un cava, de un champán o de un blanco seco.

¡Que aproveche!

La foto

Mujer nadando en el agua helada en Omsk (Rusia). Alexey Malgavko/Reuters

MUSICANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.