Efectos cutáneos adversos del alcohol. Parte I

Efectos cutáneos adversos del alcohol

El exceso de alcohol (etanol) o su abuso puede dar lugar a múltiples problemas de salud, considerándose como la causa o factor agravante de varias enfermedades de la piel.

 

El abuso alcohólico se ha definido como el consumo recurrente que repercute en el trabajo, la escuela o el hogar, haciéndose física y judicialmente peligroso.

Problemas de salud

Intoxicación alcohólica

Sus efectos incluyen:

  • Corazón: frecuencia cardíaca lenta o ritmo irregular, presión arterial baja.
  • Sistema nervioso: dolor de cabeza, confusión, pérdida de memoria, desorientación, falta de coordinación, labilidad emocional.
  • Aparato digestivo: náuseas y vómitos.
  • Aparato respiratorio: asma, respiración lenta y profunda.

Abuso crónico del alcohol

Incluye los siguientes efectos:

  • Corazón: presión arterial alta, insuficiencia cardíaca y ritmo cardíaco irregular (fibrilación auricular).
  • Coagulación: reducción de la tromboplastina, agregación plaquetaria incrementada.
  • Sistema hormonal (endocrino): niveles bajos de testosterona con pérdida de la libido, atrofia testicular, disminución de la fertilidad, caída capilar (incluso en la cara), ginecomastia (aumento del volumen mamario en el varón), cambio en la distribución de la grasa corporal.
  • Aparato digestivo: úlceras y varices gastroesofágicas, cáncer gástrico y esofágico, hepatitis, hígado graso-esteatosis hepática y cálculosis biliar.
  • Sistema nervioso: demencia, falta de coordinación, síndrome de Wernicke-Korsakoff (deficiencia de vitamina B1) asociado con trastornos psiquiátricos y visuales (zoopsias).
  • Sistema circulatorio: enrojecimiento facial (cara roja) persistente (desarrollo e incremento de telangiectasias), debido a que el acetaldehído (principal producto de degradación) sustancia histaminopéxica (libera histamina – sustancia vasodilatadora). Hasta el 40% de los asiáticos del noreste experimentan enrojecimiento facial («flushing») y ritmo cardíaco acelerado tras ingerir cantidades mínimas de alcohol, debido a la acumulación de acetaldehído deshidrogenasa (ALDH2), enzima que convierte el acetaldehído a acetato.

Cambios en la piel debido a una enfermedad hepática

Arañas vasculares

Por su apariencia, vasos sanguíneos (las patas de la araña) que irradian en todas direcciones a partir de un capilar sanguíneo central (su cuerpo), que palidecen con su presión, pudiendo latir; se hallan con mayor frecuencia en la cara, la V del escote, los brazos, las manos y el abdomen.

Un gran número se asocian a la cirrosis hepática (fibrosis hepática con atrofia) debido a los niveles elevados de estrógenos.

De aparición ocasional en niños y adultos sanos pero en escasa cuantía. Son más comunes en las gestantes por influencia hormonal (estrógeno).

Eritema palmar

Enrojecimiento de las palmas de las manos, también observable ocasionalmente en el embarazo normal.

Cabeza de medusa

Venas dilatadas peri umbilicales en la hipertensión portal (mitología griega: la maldición de la mujer hermosa cuyo cabello se transformó en serpientes).

Ictericia

La piel y la esclerótica (blanco de los ojos) se tornan amarillas en pacientes con enfermedad hepática alcohólica avanzada, debido a la bilirrubina, producto de degradación del grupo «hem» de los hematíes (glóbulos rojos), disminuyendo con arreglo a la mejoría de la enfermedad hepática.

Hiperpigmentación

Oscurecimiento de la piel alrededor de los ojos, la boca y de las piernas, de causa poco clara.

Prurito generalizado

Picor en la piel por acúmulo de sustancias escasamente metabolizadas que estimulan las terminaciones nerviosas de la piel, tales como las sales biliares, los esteroides, los opioides y la histamina.

Cambios en las uñas

No específicos de la enfermedad hepática relacionados con el alcohol:

Coiloniquia

Aplanamiento o hundimiento de la uña (uña cóncava o en cuchara), a menudo relacionada con el déficit de hierro.

Uñas de Terry

Dos tercios de la uña tienen color blanco y una sola parte de unos 2 mm, de color rosa, debido a la reducción del flujo sanguíneo capilar en el lecho de la uña.

Uñas de Muehrcke

Presencia de bandas blancasparalelas a la lúnula (semiluna de la uña) con uñas de color rosa normal entre las bandas. Probablemente debida a la hipoalbuminemia (déficit proteico de albúmina).

Lúnula roja

Posiblemente debido al aumento del flujo sanguíneo y a la vasodilatación.

Porfiria cutánea tarda

Cursa con fotosensibilidad, fragilidad cutánea, formación de ampollas, erosiones, costras, quistes de milium, esclerodermia y aumento del crecimiento capilar (hipertricosis) en las zonas fotoexpuestas (expuestas al sol) de la cara y de las manos. Se asocia a hepatopatía crónica. Las porfirinas se acumulan debido al déficit de uroporfirinógeno descarboxilasa (UROD), una enzima esencial en la síntesis de la hemoproteína sanguínea. Otros factores desencadenantes de la porfiria cutánea tarda tipo 1, son los estrógenos, el hierro y las infecciones virales (especialmente la hepatitis C). La porfiria cutánea tarda tipo 2 es debida al déficit genético en UROD.

Piel y cáncer

Junto al incremento del cáncer hepático, pancreático y de mama, el alcohol incrementa el riesgo de carcinoma escamoso, basal y de melanoma. El alcohol en exceso provoca cáncer por diversas razones:

  • Provoca inmunodeficiencia e impide una adecuada nutrición.
  • Su principal metabolito, el acetaldehído, es un carcinógeno (químico) que produce radicales libres nocivos para el ADN.
  • Los efectos de la radiación ultravioleta están potenciados por subproductos fotosensibilizantes del alcohol.
  • El abuso del alcohol se asocia en muchas personas al tabaquismo.

Deficiencia nutricional

Por sustitución de los alimentos normales por la malabsorción entero hepática y la consiguiente menguada ingesta calórico-proteica y aparición de una piel seca, correosa y con poca elasticidad.

Las vitaminas son esenciales para mantener un piel sana

Xerosis (sequedad cutánea) y la hiperqueratosis folicular, con piel rasposa.

El déficit de vitamina B1 (tiamina), produce una piel seca (xerosis) y lengua roja y engrosada.

El déficit de vitamina B2 (riboflavina), provoca una queilitis angular (boquera o perleche) (esquinas de la boca agrietadas), glositis atrófica (lengua depapilada) y, una erupción facial semejante a la dermatitis seborreica.

La pelagra se trata de una deficiencia de niacina (vitamina B3) que se expresa con la tríada diagnóstica: Diarrea, Dermatitis y Demencia. La dermatitis se expresa en la piel fotoexpuesta que se acompaña de queilitis y glositis.

La deficiencia de vitamina C (escorbuto) cursa con gingivitis (encías inflamadas), hiperqueratosis folicular y cabellos en sacacorchos.

El déficit de zinc da lugar a la acrodermatitis enteropática adquirida con dermatitis alrededor de la boca, las manos, los pies y el ano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.